Los “juniors” imponen su ley en el Centro Histórico

En un tramo de la calle Isabel la Católica, en el Centro Histórico, es usado por los "juniors" como estacionamiento público
juniors

Tal pareciera que los llamados “juniors” (persona hijo de familia adinerada o acomodada) y sus escoltas imponen su ley. Y es que cada fin de semana, en un tramo de la calle Isabel la Católica, en el Centro Histórico, por las noches, la cuadra donde se ubican el Casino Español y el Hotel Downtown, es usada por los dueños de autos de lujo como estacionamiento público pese a los señalamientos que indican su prohibición.

A poco más de 100 metros entre Madero y 16 de Septiembre, a dos cuadras de la sede del Gobierno de la Ciudad de México, el diario REFORMA detectó, en tres diferentes días, que varios asistentes de los exclusivos salones y restaurantes de la zona dejan sus vehículos y los de sus elementos seguridad sobre la vía pública.

Cabe mencionar que desde 2013, por disposición oficial, está prohibido estacionarse en cualquier calle del primer cuadro de la Ciudad. Estacionarse amerita una multa de 2 mil 285 pesos. Sin embargo, a pesar de eso, los policías que patrullan la zona no hacen nada.

Además del Casino, en el Downtown hay restaurantes, boutiques y bares, como Pineda Covalín, Azul Histórico y Padrinos, que registran gran afluencia viernes y sábados. Durante recorridos que realizo el diario los días 19, 20 y 27 de febrero, se puso observar que ambas aceras son invadidas desde las 21:00 horas. Y se detectó que a bordo de muchos de los vehículos de estos “juniors” permanecen hasta tres escoltas durante varias horas.

El sábado 20, por ejemplo, se contaron 38 autos Suburban, Chevrolet Express, BMW, Lincoln y Porsche, entre otros, ocupando –por supuesto– ilegalmente la vialidad. A su vez, seis de los llamados “franeleros” resguardan los coches de los que no llevan seguridad. Lo hacen por cuotas que van de 40 a 70 pesos. Esto a pesar de que los establecimientos ofrecen valet parking por 28 pesos la hora y en las calles aledañas existen estacionamientos con cuotas de 50 pesos.

Con la anuencia de la autoridad policiaca del Sector Centro, a cargo del inspector Rodrigo Romero González, los vehículos se concentran en el bloque comprendido entre la avenida peatonal Francisco I. Madero y 16 de Septiembre. La presencia policial, en cambio, se mantiene al margen, pues los rondines que realizan las patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), aunque sean a baja velocidad debido al tráfico, no derivan en ningún tipo de sanción.

Y con los que respecta a los “franeleros”, hasta seis de ellos se distribuyen a lo largo de los 130 metros de esta vialidad y, desde el cruce con la Avenida 16 de Septiembre, indicando a los automovilistas el espacio que pueden ocupar a cambio de pagar una cuota que oscila entre 40 y 70 pesos por toda la noche.

“Aquí estamos todos los viernes y sábado, con los policías no tenemos problema, depende de quiénes se dejan y los que no. A los que se dejan, ahí les damos para su chesco”, expresó uno de los franeleros ante la duda de los automovilistas de dejar su auto en la calle.