Los jóvenes mexicanos viven más tiempo en la casa de sus padres

casa

Los jóvenes mexicanos tardan más tiempo en abandonar la casa de sus padres que los jóvenes norteamericanos y los jóvenes europeos. De acuerdo con un estudio, realizado por Dada Room –una plataforma especializada en la renta de departamentos en América Latina-, la edad promedio en la que los jóvenes mexicanos se independizan es de 28 años, y para hacerlo destinan una buena cantidad de sus ingresos mensuales.

Esta es un tendencia que parece repetirse en toda América Latina, pues mientras que los suecos se independizan de sus padres a los 20 años, los franceses a los 23 y los estadounidenses a los 24; los brasileños lo hacen a los 25, los colombianos y chilenos a los 27, los argentinos a los 28 y los peruanos a los 29. (Vía El Economista)

En este mismo sentido, la Encuesta Nacional de Juventud del año 2013 señaló que únicamente 5.6% de los jóvenes mexicanos, entre 12 y 29 años, viven solos. Y según una encuesta realizada por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM –Encuesta Nacional de Valores en Juventud 2012-, el 70%de los jóvenes viven con sus padres y, de éstos, 1 de cada 10 ha salido del hogar de sus progenitores por más de seis meses. (Vía La Jornada)

La principal razón de que los jóvenes posterguen su independencia, es de tipo económico, pues a pesar de que los deseos son muchos, sus sueldos son insuficientes para pagar una renta y en el país no existen políticas que los apoyen para lograrlo. Se calcula que los sueldos de los profesionistas pueden ir de los 5 mil a los 10 mil pesos, mientras que el costo promedio por rentar un cuarto es de 3,800 pesos y el de un departamento de $5,200. Esto significa que, en México, los jóvenes deben destinar a sus rentas hasta un 47% de sus ingresos, pese a que los especialistas sugieren que lo conveniente no es destinar más del 30%. (Vía El Economista)

A decir de José Antonio Pérez Islas, Coordinador del Seminario de Investigación en Juventud en la UNAM, uno de los principales problemas es que en México no existe una “política de emancipación” que sea capaz de integrar 3 factores fundamentales: educación, vivienda y empleo.

“Eso es una política central en cualquier sociedad que quiera desarrollar sus nuevas generaciones (…) los jóvenes no son sujetos de crédito ni financiero ni social, lo cual es muy grave.”

Silvia Giorguli, presidenta de la Sociedad Mexicana de Demografía e investigadora del Colegio de México, considera que otro de los factores que influye para vivir con los padres es que se ha postergado la edad para unirse en pareja, sobre todo entre los jóvenes con mayor índice de escolaridad. (Vía La Jornada)

Todo indica que esta tendencia puede mantenerse o, incluso, reforzarse, pues según los datos presentados este año por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en febrero la tasa de desempleo de los jóvenes mexicanos, entre 15 y 24 años, aumentó de 8 a 8.4%, superando el porcentaje de desempleo que corresponde a la población adulta. (Vía Publimetro)