Lo mejor de la entrevista entre Kate del Castillo y Aristegui

Carmen Aristegui dio a conocer una larga entrevista que sostuvo con la actriz Kate del Castillo sobre su relación con Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo".

Los días 22 y 23 de marzo, la reconocida periodista mexicana Carmen Aristegui dio a conocer una larga entrevista que sostuvo con la actriz Kate del Castillo sobre su relación con Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”. El motivo del encuentro fue hablar sobre la fuerte controversia que se despertó en la prensa nacional e internacional en torno a los vínculos entre la actriz y el narcotraficante (aquí hablamos sobre el reportaje aparecido en la revista Rolling Stone sobre el tema).

En la entrevista hecha por Carmen Aristegui a Kate del Castillo, la actriz confirmó que sigue en pie su determinación de hacer una película sobre la vida del Chapo Guzmán. A pesar del fuerte escándalo social y de los problemas legales que enfrenta ahora por su comunicación con uno de los narcotraficantes más poderosos del país, Castillo no ha perdido interés por conocer y contar la vida de Joaquín Guzmán Loera. Para ella es importante entender cómo es que un niño se convierte en un líder del crimen organizado y del comercio ilegal de drogas: cuáles son las circunstancias de su ascenso y cuáles fueron los tratos que hizo tanto con políticos como con miembros del crimen organizado para lograrlo.

Con relación a la supuesta relación amorosa que muchos medios insinuaron con base en los mensajes intercambiados entre Guzmán y Castillo, la actriz explicó que parte de la comunicación fue difundida sin el contexto necesario para su correcta interpretación. Al sostener conversaciones privadas, la actriz quería asegurar su bienestar y su vida en el proceso de elaboración de la película sobre el narcotraficante.

Kate del Castillo reprobó la difusión de los mensajes con el Chapo; en primer lugar, porque ella no era la única persona que se comunicaba con él; en segundo, porque todo esto ocurrió en medio de un proceso de investigación legal y las conversaciones son parte de las evidencias.

Sobre su vínculo con el narcotraficante, ella aseguró una y otra vez que estaba guiado por el interés de trabajar en un proyecto de película, documental o serie sobre Guzmán Loera. Castillo aclaró que nunca recibió (ni tuvo planes de recibir) monto alguno por este proyecto; así como descartó la posibilidad de que Guzmán planeara obtener ganancia alguna.

En cuanto al artículo publicado por la Rolling Stone, Kate del Castillo afirmó que varias declaraciones hechas por Sean Penn son falsas: el dato de que un retén militar los hubiera detenido y después hubiera autorizado su paso en camino hacia el escondite de Guzmán; la supuesta inversión de dinero producto del comercio de drogas en la industria petrolera mexicana, y algo sobre un envío de flores del capo a la actriz.

Castillo aseguró haberse enterado de los planes de elaboración de un artículo en el momento mismo de traducirle la petición de Sean Penn al Chapo. De igual manera, la actriz negó haber tenido acceso a un borrador final del texto que se publicaría en la revista.

La actriz declaró frente a las cámaras su miedo de que el gobierno mexicano no respete las leyes y actúe de manera descuidada y desconsiderada, como lo hizo al difundir la comunicación privada entre ella y el Chapo, lo cual incurrió en el delito de divulgación de evidencia clasificada. Asimismo externó su temor a ser presa de animadversión personal por parte de la presidencia del país. Cuando fue el escándalo por la compra de la Casa Blanca, propiedad de Angélica Rivera, Castillo afirmó que sería atípico que el sueldo de actriz de Televisa hubiera sido suficiente para cubrir un gasto de tal magnitud.

A lo largo de toda la entrevista, una Kate del Castillo visiblemente nerviosa y contrariada intentó defender su derecho a la verdad y al trabajo digno. En resumen, todos los problemas provocados por su cercanía con el Chapo Guzmán se debieron a la imprudencia y al aprovechamiento del actor Sean Penn para conseguir sus propios objetivos de investigación y difusión.

Carmen Aristegui intentó conseguir alguna declaración novedosa para el caso y abrir un espacio para que Castillo pudiera expresar lo que no ha podido hacer en otros medios; sin embargo, la actriz se negó a hablar directamente del tema, puesto que sus abogados le informaron de la petición expresa hecha por la Procuraduría General de la República de conservar la mayor discreción posible.

Quizás ése haya sido precisamente el tipo de declaración que la periodista buscaba, debido a que levanta sospechas sobre el correcto actuar de las autoridades mexicanas que, en opinión de la actriz, han usado su figura para desviar la atención de problemas más graves, como la comunicación que el Chapo sostenía con otras personas, tanto de la esfera social como política.