Ley de Seguridad Interior podría aprobarse esta misma noche

La noche del 13 de diciembre, las Comisiones Unidas de Defensa del Senado de la República pasaron al pleno, en medio de advertencias de la ONU, ONGs y académicos, la Ley de Seguridad Interior, la cual busca regularizar las actividades de las Fuerzas Armadas en materia de Seguridad Pública.

Previo a su aprobación en las comisiones, se le hicieron modificaciones a la polémica iniciativa, las cuales fueron calificadas como “maquillaje” por la oposición y activistas.

Entre estos cambios está la remoción de la palabra “pacíficamente” en el Artículo 8 de la Ley de Seguridad Interior, el cual, sin modificación dice lo siguiente:

Las movilizaciones de protesta social o las que tengan un motivo político-electoral que se realicen pacíficamente de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bajo ninguna circunstancia serán consideradas como Amenazas a la Seguridad Interior, ni podrán ser materia de declaratoria de protección a la seguridad interior.

Sí, queridos lectores, así de importantes son los adverbios. Otras modificaciones que se hicieron fue al Artículo 1, donde retiraron la parte que decía: “Las disposiciones de la presente Ley son materia de Seguridad Nacional.” Además, los artículos 7, 9, 10, 21, 22 y 26.

Esto significa que la Ley de Seguridad Interior se regresará a la Cámara de Diputados, donde la iniciativa fue aprobada en “fast track”. En caso de que los legisladores de la Cámara Baja acepten todas las modificaciones, ésta avanzará al Ejecutivo, quien tendrá la posibilidad de aprobarla, regresarla con más modificaciones o hacer que entre en vigor.

 

“Diez de los senadores que votaron a favor no fueron votados ni elegidos por nadie; son plurinominales”.

Por si se lo preguntan, los senadores que votaron a favor en comisiones esta ley, son:

De todos ellos, 10 son legisladores que no ganaron una elección para llegar a un escaño. El panista Roberto Gil Zuarth, uno de los principales promotores de la Ley de Seguridad Interior, está en el Senado por representación proporcionalCarlos Antonio Romero Deschamps, del PRI y titular del sindicato de Pemex, también está en la Cámara Alta por representación proporcional.

María Cristina Díaz Salazar, priista y presidenta de la Comisión de Gobernación, está en el recinto por representación proporcional. Joel Ayala Alemida y Gerardo Sánchez García, del PRI, también están ahí como plurinominales.

Por primera minoría (otra de las maneras por las cuales se llega a un curul sin ganar elección), se encuentran los senadores Jorge Luis Preciado Rodríguez (PAN), José María Tapia Franco (PRI), Miguel Ángel Chico Herrera (PRI), Esteban Albarrán Mendoza (PRI) y Manuel Cavazos Lerma (PRI).

Este jueves, los senadores retomaron en la sesión la discusión, previo a la votación, de la polémica ley. Ahí, entre ires y venires el señalamiento de que la Ley de Seguridad Interior es inconstitucional sigue, así como la defensa de ésta argumentando que es necesaria la regulación de las Fuerzas Armadas para que mejore la situación de seguridad en México.

Plumas Atómicas habló con legisladores de las principales bancadas para que dibujen el panorama de qué es lo que pasará con la iniciativa.

“Sólo necesitarían tres votos más para aprobar esta ley”.

“Es un intentivo muy perverso que no nos lleva a ningún lado”, señala el senador Mario Delgado, de la fracción de Morena-PT. El legislador insiste que en lo que se debería de estar trabajando es una iniciativa para fortalecer a las Policías.

La bancada, asegura Delgado, está amarrada para la votación en contra de la Ley de Seguridad Interior y señala que es natural que la bancada del PAN vaya a estar a favor de ella.

Por otro lado, el senador Luis Sánchez, coordinador de la bancada del PRD, señaló que el partido busca que la discusión en el Pleno vaya para largo. Adelantó que van a reservar toda la Ley, sus 34 artículos y hasta el título.

“En lo general no hay nada que votar al estar todo reservado y todo se tendrá que discutir en lo particular, artículo por artículo”, señaló a medios.

El senador Luis Sánchez agregó que no están convencidos con los cambios que se hicieron en las comisiones y asegura que habrán acciones de inconstitucionalidad.

En tanto, el senador Fernando Herrera, coordinador del PAN, señaló que en su partido hay división sobre el tema. Por un lado, comentó a Plumas Atómicas, están aquellos que buscan que se apruebe la ley con sus modificaciones y luego están los que incluso consideran que es una iniciativa insuficiente e innecesaria.

“Vamos a votar en libertad”, dijo Herrera. “De tal suerte que el PAN va a votar el ejercicio responsable de su elección individual y tomarán sus posiciones cada senador.”

El senador Ricardo Barroso, priista y presidente de la Comisión de Marina, señala que con la Ley de Seguridad Interior se busca regular a “todas las incertidumbres y molestias de la ciudadanía” y legitimar las acciones de las Fuerzas Armadas.

“La LSI entraría en vigor un día después de su aprobación”.

La bancada del PRI, tanto en Diputados como en Senadores, con el apoyo del PVEM, ha impulsado la iniciativa. Ahora, para que esta ley se apruebe –con las modificaciones– en el Senado, se necesitarán 65 votos (la mitad más uno). En la Cámara Alta se sientan 56 priistas y seis del PVEM, con lo cual sumarían 62 votos, considerando que nadie vota en contra.

Sólo necesitarían tres votos más para aprobar esta ley. Si Gil Zuarth, Preciado, Torres y García, del PAN, ya han manifestado abiertamente su apoyo, significa que la Ley de Seguridad Interior pasaría sin mayores problemas, y eso sin considerar a los demás panistas que estén a favor.

Si el PAN no suma números a la oposición, el PRD aportaría únicamente nueve votos, mientras que Morena-PT agregaría 16 y los que no pertenecen a un partido, cuatro.

De aprobarse, la Ley de Seguridad Interior entraría en vigor un día después, con su publicación en el Diario Oficial de la Federación, y ocurriría pese a las advertencias de que con ella se abre la puerta a más violencia en México y una situación más grave en materia de derechos humanos.

Publicidad