Con apoyo de panistas, PRI-Senado sólo necesita 3 votos para aprobar la Ley de Seguridad Interior

El jueves, sin más, la Cámara de Diputados aprobó en lo general y particular la polémica Ley de Seguridad Interior y se la turnó al Senado. Ahora, si bien el periodo acaba el 15 de diciembre, se quiere aprobar el dictamen lo más pronto posible, le dijo el priista y presidente de la Comisión de Marina, Ricardo Barroso, a Milenio.

El martes o miércoles de esta semana, señaló el legislador al medio, se presentará el análisis de la Ley de Seguridad Interior para poder dictaminarla.

“Estamos conscientes de la necesidad de la legislación que han pedido las Fuerzas Armadas, tenemos un gran reconocimiento de esta lucha que han dado contra el crimen organizado y cómo han fortalecido a los estados donde han participado”, puntualizó al medio.

Como Barroso, pareciera que los panistas “rebeldes” Roberto Gil Zuarth y Javier Lozano andan igual de animados para que se apruebe esta ley, pues también aseguran que ya se apruebe.

Milenio señala que con el voto de los “senadores rebeldes del PAN”, el PRI en la Cámara de Senadores sólo necesita tres votos para que se apruebe en “fast track” la Ley de Seguridad Interior.

La Ley de Seguridad Interior ha generado fuertes críticas por parte de legisladores de la oposición, ONGs y otros actores de la esfera pública. Cuando se aprobó en San Lázaro, fue con reservas en todos y cada uno de los artículos que se presentaron en el dictamen. Por supuesto, de las 101 reservas presentadas, todas fueron desechadas en el pleno.

Parte de la polémica alrededor de esta propuesta es que las Fuerzas Armadas asumirían el papel de las de Seguridad Pública. El Artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que la investigación de los delitos cometidos en el país será realizada por los corporativos policiacos y el Ministerio Público, y que estos últimos serán de carácter civil.

El Artículo 30 de la Ley de Seguridad Interior plantea justamente que las Fuerzas Armadas investiguen por cualquier vía lícita cuando exista una “amenaza” a la seguridad interior.

Otro punto polémico es el Artículo 8 de la Ley de Seguridad Interior dice lo siguiente:

“Las movilizaciones de protesta social o las que tengan un motivo político-electoral que se realicen pacíficamente de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bajo ninguna circunstancia serán consideradas como Amenazas a la Seguridad Interior, ni podrán ser materia de declaratoria de protección a la seguridad interior.”

Por su parte, el senador Miguel Barbosa, de PT-Morena, señala que esta iniciativa es inconstitucional y que lo que se debería estar haciendo es tratar de fortalecer a los cuerpos de seguridad de nivel municipal y estatal.