La Universidad Veracruzana demanda a Javier Duarte

La semana pasada la Universidad Veracruzana interpuso dos demandas contra el gobierno de Javier Duarte por un adeudo de 2 mil 76 millones de pesos.

Hace tres meses te contamos aquí mismo sobre las protestas de diversas instituciones educativas que denunciaban el adeudo de 2 mil 251.6 millones de pesos que tenía el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, con la Universidad Veracruzana. En un comunicado firmado el 27 de octubre de 2015 por más de sesenta rectores de universidades mexicanas se exigía a Duarte la entrega inmediata del presupuesto desviado y una respuesta ante los reclamos.

Sin embargo ante la indiferencia del gobernador, la semana pasada la Universidad Veracruzana, por medio de la rectora Sara Ladrón de Guevara, interpuso dos demandas contra el gobierno de Javier Duarte: la primera, con fecha 2 de febrero, fue presentada ante la Fiscalía General del Estado; la segunda, con fecha del 5 de feberero, ante la Procuraduría General de la República. Tras la presentación de estos documentos, se espera una respuesta a nivel estatal y otra a nivel federal que explique, justifique y resuelva el adeudo que ya alcanza 2 mil 76 millones de pesos.

La falta de pago a la Universidad representa una violación al derecho humano de la educación y es un atentado grave contra la autonomía universitaria. ¿Quieres saber cuál ha sido el desarrollo de esta historia?


Cronología de los hechos

2 de septiembre de 2013. Sara Ladrón de Guevara tomó posesión como rectora de la UV. Para ese momento había un adeudo pendiente de 900 millones de pesos. Para resolverlo, la rectora se reunió con el titular del ejecutivo del estado para pedir la entrega de los fondos. Las respuestas del gobernador Javier Duarte fueron en sentido positivo: se reconocieron los adeudos y se prometió el pago en cuanto hubiera recursos suficientes.

7 de septiembre de 2015. Javier Duarte expresó ante medios que no era obligación de su gobierno pagar el subsidio universitario y que no existía adeudo alguno. Ante estos hechos, la rectora presentó frente al Consejo Universitario su segundo informe y puntualizó cuáles eran las cuentas pendientes de los fondos estatales y federales. Tras esto, Ladrón de Guevara acudió a asociaciones de universidades públicas para recibir su apoyo, en el entendido de que estas instituciones tienen problemas compartidos y serían sensibles ante el tema de que, con la falta de presupuestos, se viola la autonomía universitaria y el derecho a la educación.

Asimismo, la rectora se reunió con Aurelio Nuño, secretario de educación pública, para ponerlo al tanto de la situación, tal como había hecho con el secretario anterior, Emilio Chuayffet. La representante de la UV acudió también al Congreso del Estado, al Congreso de la Unión, a las comisiones de Hacienda y Educación del Senado y a la Cámara de Diputados.

30 de septiembre de 2015. Javier Duarte se presentó en la rectoría de la UV con tres secretarios de la institución y representantes de Finanzas del gobierno del estado. Allí, el gobernador se comprometió a saldar los pendientes económicos con la Universidad en tres meses. Con actitud renovada, reconoció la deuda y ofreció una calendarización de pagos que el secretario de finanzas iba a entregar a finanzas de la UV. También prometió la entrega inmediata del presupuesto federal (451 millones de pesos pendientes).

Mientras tanto, la rectora escribió una carta dirigida al presidente del país, Enrique Peña Nieto, con copia para la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Educación Pública, para expresarles la dramática situación financiera de la institución. La carta le fue entregada en mano a Peña Nieto en una inauguración de un edificio a la que asistió en el estado.

14 de noviembre de 2015. Nueva reunión entre la UV y Javier Duarte, en la que el gobernador dijo que los recursos económicos no habían llegado, pero con la reestructuración de temas financieros en el estado, el pago estaría listo a más tardar en diciembre. También se comprometió a que en 2016 los pagos serían regulares de acuerdo con el convenio firmado.

Javier Duarte emitió un comunicado en donde decía que los pagos pendientes a los jubilados del Instituto de Pensiones del Estado (IPE), que se habían adjudicado como responsabilidad de la UV, también los haría el estado, debido a que es su responsabilidad legal.

22 de diciembre de 2015. Se publicó una carta abierta en donde se le adjudican a la UV diversos adeudos con el IPE. Sin embargo, como se expresó en ese momento en una respuesta pública y se reitera ahora, la resolución de esos pagos no dependen de la UV sino del estado de Veracruz.

2 de febrero de 2016. La UV presentó una denuncia por la falta de pago completo y oportuno de mil 625 millones de pesos. La denuncia tiene sello de recibida a las 17:35 horas del 2 de febrero, ante la Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y Cometidos por Servidores Públicos de la Fiscalía General del Estado de Veracruz. Asimismo, la UV señaló como inconstitucional la reducción de 7 por ciento del presupuesto asignado para la Universidad en la partida de 2016 y presentó un amparo.

5 de febrero de 2016. La UV presentó una denuncia ante el Ministerio Público Federal por la “no entrega” de 451 millones de pesos, registrada con el número AP/PGR/XAL-IV/012/2016/P.P., la cual ya fue ratificada y está en proceso de integración.

La Universidad Veracruzana, por medio de su rectora Sara Ladrón de Guevara, ha acudido ya a los tres poderes de la unión (ejecutivo, legislativo y judicial) para resolver la situación. En este momento hay dos recursos legales en trámite: un amparo por la reducción del presupuesto y dos denuncias, una estatal y otra federal, por los recursos que no han sido entregados.

¿Cuál será la respuesta del gobierno de Duarte ante esta situación? ¿Y los secretarios públicos involucrados? ¿Y la carta que llegó a manos de Enrique Peña Nieto? La Universidad Veracruzana ha seguido la vía de los recursos legales y el diálogo institucional para resolver el problema de violación a derechos humanos que enfrenta. Si ese camino no funciona, ¿cuál queda?