La tortilla ya está más cara que el dólar, en Sonora se vende hasta en 24 pesos kilo

La PROFECO detectó que la tortilla se esta vendiendo en 24 pesos por kilo en una tortillería de Hermosillo, Sonora.
kilo

Tal pareciera que la tortilla esta en franca carrera con el dólar para ver quien se encarece más cada día, y es que uno de los alimentos más emblemáticos de la nación acaba de rebasar los 20 pesos por kilo. La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) detectó que la tortilla se esta vendiendo en 24 pesos por kilo en una tortillería de Hermosillo, Sonora, y a 20 pesos en otros cuatro negocios de la misma ciudad.

A su vez, los reportes del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados (SNIIM) de la Secretaría de Economía (SE) indicaron que el precio promedio de la tortilla subió esta semana de 18 a 19 pesos en la capital sonorense.

Y sí, la devaluación afecta el precio del maíz y la tortilla al grado de que por cada peso que se devalúa nuestra moneda frente al dólar, la tonelada de maíz sube 150 pesos, porque aunque los productores y comercializadores del grano lo compren y vendan en pesos, lo actualizan al precio en dólares del mercado internacional y su limite es el precio de importación, señaló Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

Sin embargo, en el mundo hay sobreproducción de maíz pero el encarecimiento del grano no es por especulación, esto se debe más bien a una cuestión de mercado. El precio del maíz, como el de todos los granos en México, oscila de acuerdo con los precios internacionales, valorados en dólares desde que desapareció Conasupo, remarcó Carmen Díaz, directora de Agri Tendencias y Servicios, otra consultoría especializada.

Esta situación ha provocado que se rompa el discurso de la baja inflación pregonada por el gobierno federal, acusó El Barzón, y exigió poner un alto a las empresas que controlan el mercado de la harina de maíz como son Grupo Industrial Maseca (Gruma), Minsa, Compañía Almacenadora, Cargill de México, entre otras. Por otro lado, el Senado de la República solicitó a la Comisión Federal de Competencia Económica que investigue si estas alzas que se observan en el precio de la tortilla están relacionadas con una fijación indebida de precios o la restricción del abasto por quienes participan en las cadenas productivas y comercializadoras.

En un punto de acuerdo, el Senado solicitó también que se determine, si existen condiciones de competencia efectiva en el abasto de este producto, en vistas de que disminuya el precio actual y se fije un precio máximo.