La Policía Federal sí realizó una masacre en Apatzingán, Michoacán

El 6 de enero de 2015, en Apatzingán, estado de Michoacán, agentes de la Policía Federal (PF) ejecutaron a civiles desarmados, dejando un saldo de por lo menos 16 muertos y decenas de heridos. El Comisionado para Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, hoy titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y el Deporte (CONADE), mencionó que los eventos ocurridos ese día fueron producto de “fuego amigo”.

Sin embargo, la investigación de la periodista Laura Castellanos da por tierra la verdad oficial. Reconstruyendo puntualmente la masacre cometida PF contra civiles que, hay que recordar, sólo portaban palos y piedras como defensa. Los sucesos que describió la periodista, señalan un crimen de lesa humanidad.

“¡Mátenlos como perros!”

Gritaron los agentes de PF al irrumpir disparando contra un centenar de integrantes y simpatizantes de la Fuerza Rural, quienes realizaban un plantón en los portales del Palacio Municipal de Apatzingán, alrededor de las 2:30 horas de la madrugada del 6 de enero de 2015. Ninguno de los manifestantes que se encontraban presentes portaban armas. Seis de los manifestantes portaban pistolas registradas y las pusieron en el piso. Los demás cargaban palos y ramas, de acuerdo con diversos testimonios dados a la reportera Castellanos.

Michoacán

Los manifestantes cumplieron las indicaciones dadas por Nicolás Sierra Santana, alias El Gordo Coruco, por entonces líder de grupo policiaco federal de élite G250, creado por el entonces Comisionado Federal de Seguridad en Michoacán (CNS), Alfredo Castillo, y quien por ocho meses cazó en la sierra al narcotraficante Servando Gómez Martínez, La Tuta, cabeza del cártel de los Caballeros Templarios.

Hay que recordar que Sierra Santana era uno de los siete hermanos conocidos como “Los Viagra”, temidos y odiados por acusaciones de ser ex templarios y de cometer atropellos, y apreciados por quienes refutaban lo anterior. Castillo tuvo a cinco de ellos en sus filas.

Los protestantes, guardias rurales forjados en las faenas del campo, protestaban porque su grupo había sido disuelto por Castillo Cervantes, veinte días antes sin pagarles algún sueldo y, entre otras peticiones, porque enfrentaban nuevas incursiones del Cártel de los Templarios en sus localidades.

Michoacán

Según los testimonios, seis horas después del primer ataque realizado al grupo de inconformes, a las 7:45 am, en el cruce de Av. Constitución y Plutarco Elías Calles, un comando de policías federales descargó sus ametralladoras M60 sobre una docena de vehículos que transportaban a guardias rurales y familiares enardecidos por la agresión realizada en el Palacio, ocasionado, en todo el sentido literal de la palabra, una masacre.

Castillo Cervantes era la autoridad federal con mayor rango en Michoacán. Seis días después realizó declaraciones a la prensa, en donde expresó que en los dos sucesos el saldo fue de un atropellado y ocho muertos por “fuego cruzado”. El 12 de enero, Castillo expuso en conferencia de prensa que la madrugada del 6 de enero se desalojó a hombres armados que tomaron el Palacio Municipal de Apatzingán. Se detuvo a 44 por asociación delictuosa y portación de armas de fuego: 13 armas largas y una granada. El ex comisionado afirmó que hubo un atropellado.

Por su parte, el grupo de manifestantes declaró que de los 44 detenidos, 25 eran del G250 y 19 personas eran ajenas a la protesta, entre ellos una embarazada y una muchacha con déficit mental. A pesar de la versión oficial, el 14 de enero el juez de Uruapan Jorge Wong Aceituno, ordenó la “inmediata libertad” de 43 de ellos por falta de elementos.

Michoacán

En la Boleta de Libertad de la causa penal 3/2015-I, en poder de la reportera Castellanos, se les exoneró de los delitos de “portación de arma de fuego exclusivo del ejército, armada o fuerza aérea” y de “asociación delictuosa”. Sólo un elemento de la Fuerza Rural que estaba de guardia y lejos del lugar de los hechos que acudió en apoyo de su grupo con su arma larga sigue preso y está en proceso de ser liberado. Sobre el segundo ataque, Castillo agregó que a las 7:45 am hombres armados emboscaron una caravana de la Policía Federal para quitarles vehículos incautados. Mencionó que hubo ocho muertos por “fuego amigo” disparado desde una camioneta roja y negó que se tratara de ejecuciones extrajudiciales.

El saldo preliminar del grupo de ambos ataques es de 16 ejecuciones extrajudiciales. Sin embargo, dice uno de sus representantes legales, el saldo real no se conoce porque nadie quiere denunciar “por temor”. El 22 de enero Castillo fue remplazado por el general Felipe Gurrola Martínez. Al comandante Fausto Arenas de la PF de Apatzingán, se le comisionó al estado de Guerrero.

Michoacán

Por: Redacción PA.