La Noche de las Publivíboras: los antipremios a lo peor en publicidad

La noche de ayer, 8 de octubre, se realizó en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris la sexta “Noche de las Publivíboras”, una anti-premiación que organizan Las Reinas Chulas, A.C. y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) para reconocer lo peor de la publicidad en México durante el año: lo más racista, clasista, sexista y discriminador que se le ocurrió a agencias publicitarias y empresas.

La premiación se compone de ternas con nombres que encapsulan el “premio”: “¿Quién lava la ropa?”, para las campañas que fomentan estereotipos del trabajo doméstico; “Ni aprendemos, ni jugamos”, para los juguetes sexistas; “Qué cosita tan bonita”, para publicidad que explota estereotipos femeninos y convierten en objeto sexual a las mujeres; “Feo, fuerte y formal”, sobre masculinidades violentas y agresivas; “No me ayudes, comadre”, para publicidad que si bien tuvo una “buena intención”, falló terriblemente en comunicar su mensaje; “En todas partes se cuecen habas”, para la publicidad discriminatoria internacional; un premio de “Trayectoria” por la necia insistencia de una marca por repetir año con año sus mismos errores, y, finalmente, una nueva categoría para las campañas tan terribles que no duraron ni un día en redes: “Cinco minutos de fama”. 

Eso sí, hubo una terna especial, que, de hecho, fue el tema central de esta sexta entrega: “I have a dream”, un premio a las campañas que sí entendieron todo y lograron producir una campaña que no sólo reta los estereotipos discriminatorios que explotan ciegamente los otros, sino que ponen temas en la mesa de discusión: la masculinidad, la distribución equitativa del trabajo doméstico o los feminismos.

Este año, la campaña que ganó el premio (porque este sí es premio), fue el grupo Alen y su campaña “Alen for Men: #HazTuParte”, diseñada y producida por la agencia Grupo 5. El premio fue entregado por Las Reinas Chulas y Alexandra Haas, presidenta del Conapred.

Por seis años, Las Reinas Chulas han organizado un observatorio para vigilar, a través de redes sociales y con el apoyo de sus seguidores, los peores casos de sexismo y discriminación en la publicidad que diariamente nos bombardea a cada momento.

Cada seis años, contó Ana Laura Ramírez, miembra de Las Reinas Chulas a Plumas Atómicas, quieren que sea su última entrega; que por fin las agencias entiendan los fallos y los problemas que no sólo repiten sino que reproducen, a veces, “sin darse cuenta”:

Todavía no es un tema que cruce y creemos que eso es super importante, que haya una cosa como de ‘Ah, claro, estoy entendiendo bien de dónde viene el problema, más que solo decir ah, es que la discriminación está de moda, entonces hagamos una campaña’. Que es lo que creo que también pasa, que a veces viene de la venta pero no, también sabemos que hay varia banda, bastante, que sí se está sentando a echarse unas lecturitas, a aprender, a vivirlo, a saber“.

Como invitadas a la premiación estuvieron artistas, periodistas, escritoras, músicos, celebridades y personalidades que se han caracterizado por su lucha personal y colectiva contra las múltiples discriminaciones que se viven frecuentemente en México.

Cada año, las ternas de los antipremios se componen gracias a la participación de los usuarios en redes sociales: ¿cuál publicidad crees que debería ganarse un premio por discriminación?, ¿cuáles campañas sí hacen bien su chamba?

Por: Redacción PA.