La CDMX contará con la Planta de Biodigestión más grande del mundo

Con esta planta se podrá lograr una revaloración energética de los residuos y la reducción de Gases de Efecto Invernadero.
CDMX

El Gobierno de la CDMX así como la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA), unieron esfuerzos para la instalación de la Planta de Biodigestión que será, según las autoridades, la más grande del mundo.

Con esta Planta se estima que se reciclará dos mil toneladas de desechos orgánicos cada día y beneficiará en materia ambiental a la capital del país como parte de la política “Basura Cero”.

Y es que este lunes tuvo a lugar la 41 Reunión Ordinaria del Comité Técnico y de Distribución de Fondos del Fideicomiso para la Construcción y Operación de la CEDA, en donde se aprobó la instalación de esta infraestructura en los terrenos de la CEDA.

En representación de Miguel Ángel Mancera Espinosa, actual Jefe de Gobierno, asistió Julio César Serna Chávez, coordinador y administrador general del Fideicomiso de la CEDA.

Por su parte, la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado Castro, presentó al Comité, en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, la propuesta de instalación de la planta en los terrenos de la CEDA, con el objetivo de iniciar el proceso de reutilización de los residuos orgánicos que se generan en este lugar.

Explicó que con esta planta se podrá lograr una revaloración energética de los residuos y la reducción de Gases de Efecto Invernadero, además de disminuir costos en transporte.

“La meta es que los residuos sólidos generados en la ciudad sean separados desde la fuente, lo que permitirá incrementar su aprovechamiento mediante el reuso, reciclado y transformación, además de aprovechar su poder calorífico, convirtiéndolos en recursos y solo aquellos que no se pudieron aprovechar sean enviados a disposición final en un relleno sanitario”, aseguró.

La funcionaria también agradeció al Comité aprobar la solicitud de instalación de esta planta que atiende la necesidad urgente de la Ciudad de México en materia de reciclar la basura. 

Asimismo, recordó que Mancera Espinosa asumió el compromiso de transformar la gestión actual de los residuos urbanos, con una visión a largo plazo y amplia territorialidad para beneficio de los habitantes y de las futuras generaciones.

“Esta planta es parte de un legado del Gobierno de la Ciudad de México y de la CEDA para impulsar este cambio y hacer posible esta visión Basura Cero y hacer que la ciudad sea una entidad con mayor resiliencia“, expresó.

A esta Reunión asistieron también los secretarios de Finanzas, Edgar Amador Zamora; y de Obras y Servicios, Edgar Tungüí Rodríguez; así como integrantes de la representación privada de dicho comité.