Juez concedió amparo para frenar obras en el manglar de Tajamar

El gobernador Borge Angulo declaró que los trabajos en manglar de Tajamar se han llevado a cabo "con apego a la Ley".
Tajamar

El Juez Segundo de Distrito en el Estado de Quintana Roo, Gerardo Vázquez Morales, ha concedido el día de hoy un amparo para que se detenga cualquier tipo de acto que implique la ejecución de remoción de cualquier tipo de vegetación así como el relleno con material pétreo en la zona denominada Malecón Tajamar. También en este mismo día, un grupo de ambientalistas llevó hasta el Ayuntamiento Benito Juárez, en Cancún, algunos de los animales que han perecido durante la destrucción del manglar.

Estos activistas solicitaron reunirse con el Presidente Municipal de extracto priísta, Paul Michell Carrillo de Cáceres, por lo que colocaron los cadáveres de dos iguanas y una ardilla en la antesala de la oficina de Carrillo de Cáceres. Y aunque destrucción del manglar fue autorizada por el Gobierno Federal y las autoridades municipales y estatales, la comunidad local se opuso, por lo que una brigada de policías y de maquinaria pesada ingresó este sábado a esa zona y empezó su destrucción, y la para mañana siguiente, el daño era casi irreparable.

Los activistas declararon que en su afán de terminar con la población vegetal y animal, los equipos sepultaron especies vivas. En solidaridad con los habitantes de esa zona de Quintana Roo, miles de ciudadanos han protestado por medio de mensajes en las redes sociales. En estos reclamos, se le ha echado en cara al gobernador, tambien de extracto priísta, Roberto Borge Angulo, el haber cometido un atentado contra un patrimonio que no le pertenece a él, ni a su gobierno o a su familia y que es de todos los mexicanos.

Sin embargo, Borge Angulo declaró el sábado pasado, que los trabajos en manglar se han llevado a cabo “con apego a la Ley”. Destacó que el El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), quien es el desarrollador del Malecón Tajamar, obtuvo en 2005 de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), la cual está vigente y le permite realizar trabajos en el área del Malecón Tajamar.

Pero el Juzgado Segundo de Distrito reconoció que se debe conceder la suspensión “en virtud de la naturaleza del acto reclamado (remoción de la vegetación), estando en juego derechos de las personas en lo individual así como de una colectividad”.

“Con la medida suspensional no se afecta el interés público, al contrario se beneficia; pues como se ha hecho referencia, en el caso se involucran derechos de una colectividad, íntimamente vinculadas a su vez con el impacto ambiental, el cual prevalece sobre el interés particular de la persona física o moral que ejecute las obras relacionadas”.