Juez admite el trámite de amparo de Javier Duarte

Al sexenio de Javier Duarte de Ochoa en Veracruz le queda tan sólo una semana antes de que asuma el cargo el gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares. La entidad estalla en reclamos, paros y bloqueos por insuficiencia financiera en casi todos sus sectores, incluyendo al interior del mismo gobierno de un estado cuyo exdirigente dejó en la quiebra.

La Secretaría de Seguridad Pública, las direcciones de Tránsito y de Readaptación Social, el sector educativo, centros de salud, incluso los jardineros, cocineros, choferes y demás personal de Casa Veracruz, donde residía Duarte, reclaman incumplimiento de pagos, finiquitos y prestaciones correspondientes. (Vía: Proceso)

Mientras tanto, a Duarte de Ochoa parece seguirle favoreciendo la suerte, por nombrarlo de algún modo, pues, pese a la orden de aprehensión que la Procuraduría General de la República (PGR) giró en su contra, un juez federal admitió este 18 de noviembre como trámite el juicio de amparo solicitado por el exgobernador prófugo de la justicia, contra dicha orden.

El Juzgado Sexto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, admitió dicho trámite pues la orden de aprehensión no puede ser ejecutada debido al fuero constitucional del cual goza por ser gobernador de su estado:

“si bien gozaba de licencia para desempeñar el cargo, al haber presentado el escruto de cancelación de la licencia ante el congreso de su estado goza de la inmunidad que le confiere el cargo, hasta en tanto no sea agotado el procedimiento de declaración previsto en el artículo 111 de la Constitución”. (Vía: La Jornada)

El ‘escruto de cancelación’ hace referencia a la carta que, como aquí te contamos, apenas el pasado 14 de noviembre fuera recibida por el Congreso de Veracruz, en la cual, supuestamente, Duarte expresaba su deseo de restitución de su cargo para concluir su mandato.

Pese a que el documento incluía una firma similar a la del exgobernador, el congreso determinó desecharla luego de que citaran al día siguiente a Javier Duarte para corroborar que fuera el dueño de la misiva, y que el priísta no apareciera.

Sin embargo, ahora esta carta le ha permitido iniciar un trámite que lo ampare ante la orden de aprehensión su contra aunque, según determinó el juez, si se trata de orden por un delito grave, el fuero no procede. (Vía: Proceso)

ANUNCIO