Joven venezolano llegó a México para denunciar casos de abuso sexual por parte de cura de Iztapalapa

El abogado venezolano contó que el cura es protegido por la Iglesia.
Foto: Cuartoscuro.

José Leonardo Araujo Araque, es un abogado venezolano que ha denunciado al sacerdote mexicano Juan Huerta Ibarra, quien abusó sexualmente de él cuando era menor de edad. El hombre llegó a México para exhibir su caso y decir que su presunto agresor ha sido protegido por la Iglesia y lo tiene en Iztapalapa.

“Mi exigencia fundamentalmente es que se actúe con contundencia, que las autoridades de la Iglesia verdaderamente tengan vocación y voluntad de sancionar a esta persona y de sacarla de sus filas, porque una persona de esta calaña teniendo una sotana encima puede hacer muchísimo daño. Ya nos hizo mucho daño a nosotros y le puede hacer mucho daño a otras personas”, dijo el joven a Sin Embargo.

Desde el pasado 27 de julio, José Leonardo ofreció una conferencia en la Ciudad de México donde acusó a autoridades eclesiásticas de proteger al cura. Explicó que después exhibir su caso, un mexicano se acercó a José y le contó que el mismo cura también abusó de él cuando tenía 11 años.

Foto: Cuartoscuro.

La agresión sucedió en 2001, cuando el sacerdote Juan Huerta, perteneciente a la sociedad San Pablo. El cura fundó la Casa Reina de los Apóstoles, en Mérida, Venezuela, donde se formaban aspirantes para ingresar a la congregación.

“Yo era un niño, tenía 11 a 13 años de edad y lo conocí en la librería San Pablo. Iba a Mérida los fines de semana, porque mi casa quedaba a tres horas, y acudía al recinto Casa Reina de los Apóstoles, es donde se cometieron los abusos a lo largo de 2001 a marzo de 2002, hasta ese momento yo pude poner un alto a esta situación”, relató.

En 2019, José presentó formalmente denuncias contra el sacerdote Huerta; la primera ante el entonces arzobispo Metropolitano de Venezuela, Baltazar Porras Cardozo, y en julio ante la Fiscalía Superior del Estado de Mérida.

La Iglesia de Venezuela le dijo que la denuncia no podía proceder hasta que existieran nuevas pruebas. Este año pudo ubicar al cura en México y decidió viajar para exhibir su caso. Ahora espera que las autoridades mexicanas puedan atender y juzgar a su presunto agresor.

***

Continúa la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO