Inflación en niveles más altos desde 2009

inflación

Prácticamente todo lo que llevamos del año hemos tenido niveles inflacionarios por encima del rango establecido por el Banco de México que es de un +(1)/-(1)3%. Los movimientos de este índice a lo largo del año han sido a la alza, a principios de año la inflación oscilaba entre el 4.5 y el 5.5%, sin embargo desde mayo se incrementó rebasando la barrera del 6% para la tasa anualizada.

Para la primera quincena de junio, el IPC llegó hasta se incrementó 0.15% lo que se traduce en una tasa anualizada del 6.30%, esto quiere decir, que hasta el momento tendremos para fin de año un incremento de precios de los bienes y servicios de esa cantidad. Esa cantidad no es definitiva, podría subir o bajar el acumulado dependiendo del efecto que tengan las medidas de política monetaria del banco central.

Del lado de la inflación subyacente, que es aquella que no incluye bienes y servicios de mayor volatilidad, es decir, solo contempla aquellos relacionados al consumo, dejando de lado los precios de agropecuarios, así como tarifas predeterminadas (energéticos y transporte), tuvo un incremento del 0.17% en la primera quincena del mes de junio, lo que incrementó la tasa anual a 4.82%. Dentro de este índice, las mercancías fueron los que más incrementaron su precio, en un 0.18%, mientras que los servicios impactaron en un 0.16%.

Por otra parte el índice no subyacente, que contempla los precios de bienes y servicios que son afectados por factores externos como el clima o los mercados globales, se incrementó 0.9% en la primera quincena de junio, lo que se traduce en un 11.07% en tasa anual. Estos dos índices resultan en el IPC que nos da el 6.3% de inflación anual, el cual muestra hubo una pequeña reducción en las mercancías respecto al mes pasado, pero fueron los servicios los que se incrementaron.

Los bienes y servicios que más influyeron en el alza inflacionaria fueron: el gas doméstico LP (+2.04%), el jitomate (+6,75%), loncherías, fondas, taquerías (+0,24), papa y tubérculos (+3.50%) y el chayote (+13,69%). Por el contrario los bienes y servicios que fueron a la baja fueron: tomate verde (-14,66%), gasolina de bajo octanaje (-0.28%), chile poblano (-10.33%) y lechuga y col (-4.42%).

Las medidas que se esperan ante este incremento inflacionario son básicamente un aumento de la tasa de interés de referencia, la cual se prevé que será de 25 puntos base, por lo que la tasa podría subir a 7.25%. Asimismo se anticipa que el la segunda mitad del año esta burbuja inflacionaria vaya a la baja, debido no solo a las medidas de política monetaria, sino otros factores como la total liberación de los precios de los combustibles, así como una negociación favorable con E.U. del TLCAN y un buen ciclo de cosechas que frene la volatilización de los productos del sector agropecuario. (Vía: El Financiero)

ANUNCIO