Indígenas en alerta por amenaza de despojo

amenaza

Comunidades indígenas se mantienen alerta frente a la amenaza de ser despojados de sus territorios por parte de empresas petroleras internacionales, que tratan de imponer proyectos de extracción de hidrocarburos.

La posibilidad de ver invadidos sus territorios, hizo que representantes indígenas y no indígenas de varios municipios de San Luis Potosí se reunieran, a finales del mes pasado, para detener el proceso del fracking -extracción de gas natural de yacimientos no convencionales-en su territorio.  (Vía Sin embargo)

Las comunidades se oponen a este proyecto porque, además de tratarse de una imposición, la ley que lo protege permite que los contratistas accedan y trabajen sobre terrenos que son propiedad de los pobladores. Los pobladores también denuncian que el proceso afectaría directamente a sus comunidades, a sus cultivos y a su vida, pues es altamente agresivo con el medio ambiente.

El fracking, o fracturación hidráulica, consiste en taladrar de manera la corteza terrestre, inyectar agua y diversos fluidos químicos, para hacer que con la alta presión se abran los poros de las rocas y, al utilizar la maquinaria avanzada, se pueda extraer petroleo o gas del subsuelo.

Los expertos que han criticado este tipo de extracción señalan que constituye un grave riesgo para la salud, además de incrementar la posibilidad de que el agua se contamine, tanto por los aditivos químicos que se utilizan como por las fugas de gas metano. También han argumentado que el fracking puede multiplicar la ocurrencia de sismos. (Vía BBC)

Francisco Cravioto miembro de Fundar, una de las organizaciones que conforman la Alianza, explicó que hasta el momento no se han implementado estas técnicas en la región de la Huasteca de San Luis Potosí, pero que sí se prevé que, en poco tiempo, las empresas transnacionales comiencen a llevarlas a cabo, pues la Ley de Hidrocarburos, contemplada en la Reforma Energética, concede licitaciones para que estos proyectos se ejecuten irresponsablemente en la zona. Cravioto informó que:

“Son 18 municipios de la Huasteca pertenecientes a comunidades de origen náhuatl, teének y no indígenas, los que se encuentran amenazados por estos proyectos que se ciernen sobre sus territorios” (Vía VICE News)

Desde hace un año, al menos 110 comunidades de los municipios de Ébano, Ciudad Valles, Tanlajás, Tancanhuitz, Huehuetlán, Coxcatlán, Matlapa, Axtla de Terrazas, Aquismón, Tamazunchale y Xilitla, han realizado asambleas en las que se rechaza a todos los proyectos de exploración petrolera proyectados mediante la técnica del fracking. 

Durante el encuentro más reciente, en el que también participaron personas de Jalisco, Hidalgo, Tamaulipas, Chihuahua y de la Ciudad de México, entre otras entidades, se denunció que las empresas buscan desplazar a comunidades y a ejidos, a fin de obtener ganancias explotando los bienes naturales, los saberes comunitarios y la mano de obra de los pobladores. (Vía Sin embargo)

Del mismo modo, alertaron sobre la operación de empresas privadas que, presuntamente, se hacen pasar por centros de investigación, para tratar de abrir pozos a toda costa.