¿Habría divorcio en Los Pinos entre EPN y La Gaviota?

El chisme está sabroso: Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera se estarían divorciando en plena mudanza presidencial, en medio de la transición del gobierno de EPN al de AMLO. Ya muchos recuerdan los presuntos pleitos nupciales y otros imaginan los posibles motivos de la separación. El problema es que hasta ahora es solo un chisme que, por muy sabroso que esté, no alcanza el rango de noticia contundente.

Peña Nieto Rivera Divorcio Gaviota EPN
Imagen: Especial

Su autor es Salvador García Soto, quien desde hace unos años ha llevado en su columna “Serpientes y Escaleras”, en El Universal, buena parte del chismógrafo de la política nacional. En su columna dedicó apenas unas frases al presunto divorcio que estaría en proceso ahora mismo en Los Pinos.

“Con la mudanza ya avanzada en Los Pinos, también llega la noticia de que en la casa presidencial han comenzado formalmente los trámites de divorcio que oficializarían una separación y distanciamiento que ya lleva tiempo. Así que con el fin de sexenio también terminará el cuento de hadas”. (Vía: El Universal)

Es probable que su posición sea privilegiada, pero de momento toda la noticia se concentra en un párrafo escueto, sin pruebas ni confirmación. De momento, el divorcio entre el presidente Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera es solo un rumor. 

Sí hay “pruebas” de pleitos añejos entre el mandatario y la actriz: ahí están los mutuos desaires que se dirigieron en Zacatecas y Francia en 2015, ambos episodios capturados por la prensa, como puede verse en el video aquí abajo:

Vale la pena recordar que muchas veces el chisme sobre políticos no dice mucho sobre la política nacional. En ocasiones se concede una importancia desmedida a los desaires de una pareja o a los rumores. A los chismes hay que añadir el problema de las fuentes: la columna de Salvador García Soto no siempre ha sido un sembradío de verdades contundentes.

Baste recordar la vez que barajó la posibilidad de que Duarte hubiera muertocosa que obviamente no sucedió. La premura por publicar puede llevar a algunos a magnificar un rumor, como la muerte de un gobernador prófugo. En las columnas que recopilan rumores tan divertidos como esclarecedores (como Bajo reserva en El Universal y Templo Mayor en Reforma) es común que se cuelen verdades a medias y mentiras contundentes. Y no es con dolo o mala fe: es la inercia misma de publicar continuamente chismes, comentarios y posibles decisiones.

García Soto Duarte Peña Nieto Rivera Divorcio
Imagen: Especial

No es una falta lanzar esa clase de columnas, pero sí puede ser un grave error concederles importancia desmedida. Si Peña Nieto y Angélica Rivera en efecto se divorcian, García Soto quedará como un chismoso de confianza; pero si no se separan el resto quedaremos como unos crédulos de primera.

 

Por: Redacción PA.