Fernando Velasco recibió un salario de 2 mdp y nunca se presentó a trabajar

Fernando Velasco Alvear es el empresario al que durante más diecinueve meses, ProMéxico le pagó 2 millones 202 mil pesos, por concepto de salario y prestaciones, por ocupar una plaza en el Consulado mexicano en Los Angeles, California, encargado de promocionar las exportaciones nacionales; sin embargo, nunca se presentó a trabajar.

De acuerdo con una investigación realizada por los miembros de la alianza Méxicoleaks, divulgada por Proceso y Aristegui NoticiasVelasco Alvear es originario de Toluca, Estado de México, donde es accionista de tres empresas, Instituto de la Función Registral del Estado de México (IFREM):  Grupo Industrial Toluca, Grupo Empresarial Velavil e Inmoval, así como es parte de la directiva del equipo de futbol Diablos Rojos de Toluca.

Por si fuera poco, el empresario es miembro de una familia de la élite política y empresarial de esa entidad. José Luis Velasco Lino, delegado de la Secretaría de Economía del Estado de México, así como María del Rosario Velasco Lino, regidora del Ayuntamiento de Toluca, son su primos. Ellos a su vez, son familiares de Erwin Lino Zárate, quien fuera secretario particular de Enrique Peña Nieto desde que éste era candidato a gobernador del estado antes mencionado.

Dicha investigación destaca que la contratación de Velasco Alvear para ocupar un puesto en el Consulado mexicano, estuvo a cargo de ProMéxico en Los Ángeles, una agencia que depende de la Secretaría de Economía Federal y que promueve el desarrollo de los negocios mexicanos en el mundo. El empresario ocupó el puesto desde el 1 de noviembre de 2014, y hasta mayo de este año, y su renuncia se presentó al mismo tiempo que varias solicitudes de transparencia sobre sus labores en el Consulado, así como de cómo fue contratado.

Sin embargo, reveló una grabación así como un correo electrónico, que Juan Carlos Briseño, jefe de la oficina de ProMéxico en Los Ángeles, expresó su “disgusto” al director de la empresa al contarle sobre la integración de una nueva persona al equipo que sería empleado de tiempo completo sin ser de tiempo completo y que además, dicha persona estaría trabajando en un proyecto de negocio personal en San Diego. Pese a su inconformidad, Velasco Alvear se incorporó a la oficina de ProMéxico. (Vía: Proceso)

De acuerdo con un vocero de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Velasco Alvear nunca se presentó en el Consulado y tampoco realizó el proceso para ser dado de alta ante el Departamento de Estado, de Estados Unidos, es decir, que nunca se oficializó su cargo.

De acuerdo con el diario Proceso, durante los 19 meses que el empresario mexiquense figuró en la nómina de ProMéxico recibió un sueldo de un millón 855 mil pesos, al que se suman prestaciones como: 152 mil pesos de aguinaldo, 39 mil pesos de prima vacacional, más 155 mil pesos por concepto de ayuda de renta sólo en 2015.

A esto se suma un conflicto de interés pues en su declaración patrimonial del año 2015, Velasco Alvear declaró que la totalidad de sus ingresos provenían de su cargo público y no mencionó que seguía siendo propietario del 17.33% de las acciones del Grupo Industrial Toluca.

La investigación señala que el nombramiento de Velasco Alvear “no sólo embarró” a la Secretaría de Economía, sino también a la Cancillería, que se encontraba a cargo de José Antonio Meade, la cual lo incorporó como “personal asimilado” al Servicio Exterior Mexicano.

Un grupo de periodistas que estuvo a cargo de la investigación buscó a Fernando Velasco Alvear en las oficinas de Los Angeles entre mayo y junio de este año, antes de su renuncia el 31 de mayo, sin embargo, nadie pudo dar datos sobre su paradero. La alianza Méxicoleaks, además trató de comunicarse con el empresario a través de sus redes sociales, pero tampoco por ese medio han obtenido respuesta. (Vía: Proceso)