Funcionaria de San Luis Potosí agredió con “hechizos” a dueño de restaurante

Carmen Labastida Castillo desempeña dos cargos en el Gobierno del Estado de San Luis Potosí.
San

Carmen Labastida Castillo, quien al parecer desempeña dos cargos en el gobierno de San Luis Potosí, fue captada en video el domingo pasado mientras maldecía al dueño de un restaurante en la colonia Lomas cuarta sección en esa entidad, donde, por cierto, se negó a pagar la cuenta y a mover su vehículo de un lugar para discapacitados.

Como consta en la página de transparencia del Gobierno del Estado de San Luis Potosí, actualizada en julio de 2015, la “bi-funcionaria” cobra como auxiliar administrativo en la Hemeroteca del Estado y como auxiliar en la Dirección de Desarrollo Humano dependiente del departamento de Recursos Humanos del gobierno de potosinoLabastida Castillo fue captada en el momento en que enfureció al grado de lanzar “brujería” e invocar al propio Lucifer por unos de sus múltiples nombres.

“Te va a llevar la chingada”, se oye gritar a Labastida Castillo en los primeros segundos de la grabación. La doblemente funcionaria, la cual se ve notoriamente enfadada, maldice y despotrica contra el sujeto que está a su lado. Como el hombre no responde a las agresiones, la mujer se desespera mucho más y termina rompiendo la venta del local mientras lanza “un conjuro demoniaco” para luego advertirle: “y no sabe de lo que soy capaz”.

El hombre se acerca a la ventana y le pide a Labastida Castillo que se retire del lugar, a lo que la funcionaria le contesta: “atrévete a tocarme”, mientras arranca las plantas de diversas macetas disputas afuera del local. La discusión continuó, y Carmen Castillo siguió lanzando supuestos hechizos de brujería contra el hombre.

“Ustedes están todos de testigos que está loca”, comentó el dueño del local en el video que al parecer fue grabado por un amigo suyo.

Posteriormente Labastida afirmó y amenazó que todos ellos verían que ella tiene mucho poder. Los hombres intentaron llamar a la policía, pero ella burlonamente sólo atina a decir “cuando llegue tu gente…te voy a correr a tu gente”, y déjame de estarme chingando la madre”.

Y no conforme con los insultos, amenazas, “hechizos”, e incluso golpes, Labastida Castillo parece sentirse la víctima de la situación, pues se aventuro a decir “ahorita viene Rafael que es mi amante, para que te metas con él”. Luego asegura que invoca al demonio, pronunciando repetidamente algo parecido a “Calchi Calchi”. Finalmente, el hombre detrás de la cámara le pide al dueño que voltee el rostro, para tener en la cinta pruebas de que la señora funcionaria potosina lo había golpeado y se encontraba sangrado.