Fuera de lineamientos algunos de los viajes de funcionarios públicos

A finales de 2007 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que entonces era encabezada por Agustín Carstens, hizo públicas las normas para regular el uso de viáticos y pasajes en las comisiones que se realizan en el extranjero por parte de los funcionarios públicos mexicanos, las cuales contemplan  criterios de legalidad, eficiencia, austeridad, transparencia, control y rendición de cuentas, entre otros, de manera que los gastos de los funcionarios sean los estrictamente necesarios para garantizar que se cumplan los objetivos de sus comisiones. Sin embargo, estas reglas han sido constantemente ignoradas.

De acuerdo con información obtenida por el diario  El Universal, los viajes de servidores públicos muestran una constante actividad fuera de los lineamientos como costos excesivos en pasajes aéreos, salidas del país sin justificación, ausencia de informes de las actividades realizadas en el extranjero, entre muchos otros.

La Unidad de Periodismo de Datos, parte del mencionado medio, obtuvo los reportes de 280 viajes realizados por 22 funcionarios entre el 2013 y los primeros meses del presente año, los cuales arrojan un costo total de 22 millones 868 mil 613 pesos, sin contar algunos gastos de transporte y hospedaje que no fueron informados por las respectivas dependencias.

En uno de los casos, el periódico menciona un viaje de 6 días, realizado por Pedro Joaquín Coldwell- entonces secretario de Energía- del 16 al 22 de junio de 2013 a Colombia y Brasil, que le costó 2 millones 14 mil 123 pesos al erario. El funcionario no presentó facturas por concepto de hospedaje en Colombia, al igual que la información no especifica si el viaje lo realizó solo o si fue acompañado de alguna comitiva.

Según lo dicta la normatividad para el uso de viáticos, éstos deben ser por 450 euros en lugares en donde ésa sea la moneda de curso legal y 450 dólares para uso en el resto del mundo, cifra que puede aumentar si es necesario para adaptarse a las necesidades de cada funcionario. Además, todas las dependencias tienen la obligación de informar sobre el uso de estos recursos públicos, sin embargo, no existe un formato único de comprobación de gastos que permita que exista mayor transparencia y una mejor rendición de cuentas. (Vía: El Universal)