Fitch Ratings avaló a Veracruz para adquisición de crédito por 50 mdp

"Las calificadoras HR Ratings, Fitch Ratings y Moody´s subieron la calificación crediticia de Veracruz por su buen desempeño": Javier Duarte.
Fitch

La calificadora estadounidense de riesgos de inversión, Fitch Ratings, dio su aval para la contratación de un crédito por el Estado de Veracruz con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, S.N.C., Institución de Banca de Desarrollo (BANOBRAS). Según la agencia, el crédito es por un monto de hasta 5 mil millones de pesos, que es respaldado con el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF). Este financiamiento, informó la calificadora, será dispuesto en los próximos días y la fecha de vencimiento es diciembre de 2035 y no cuenta con periodo de gracia.

“Este crédito está inscrito en el Fideicomiso Irrevocable de Captación, Administración y Pago (FIDEICOMISO) número F/2662, de acuerdo con el contrato de fideicomiso recibido, cuyo fiduciario es Banco INVEX, S. A., Institución de Banca Múltiple (IIVEX), el cual captará los ingresos correspondientes a la totalidad de FAFEF. Este recurso ingresará mensualmente al fideicomiso, por medio de un depósito directo por parte de la Tesorería de la Federación (TESOFE), de acuerdo a la instrucción irrevocable que girará el Estado” detalló el documento.

Hay que recordar que mediante el Decreto No. 597 emitido el pasado 29 de octubre de 2015, el Congreso local autorizó al estado de Veracruz el contratar créditos y afectar los derechos e ingresos que les corresponden del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Estatal (FAISE), FAFEF, Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal y el Fondo General de Participaciones (FGP) como fuente de pago de los mismos. Esto con la finalidad de llevar acabo la reestructuración de la deuda pública a fin de apoyar los esfuerzos encaminados a fortalecer la hacienda pública estatal.

El destino de este financiamiento será amortizar anticipadamente total o parcialmente los créditos constitutivos de deuda pública a cargo del Estado que se destinaron originalmente a cubrir inversiones públicas productivas. A consecuencia de esto, los compromisos financieros adquiridos durante la reestructura de 2012-2013, no se quebrantan ya que no generan deuda adicional.

Hay que tener presente que el Congreso aprobó que en su último año de gobierno de Javier Duarte de Ochoa, este acceda a tres préstamos por un total de 21 mil 700 millones de pesos y un cuarto crédito de 5 mil millones para la amortización. El primer monto sería por 5 mil millones de pesos para el pago de la deuda pública vigente, y tendría como fuente de pago el derecho y los ingresos hasta del 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEV), el que le fue autorizado y avalado por Fich Ratings.

El segundo préstamo sería por mil 700 millones de pesos, con la finalidad de que dichos recursos sean destinados a inversión pública productiva en materia de obras, acciones sociales básicas, e inversiones que beneficien directamente a población en extrema pobreza, localidades en alto rezago social, o zonas de atención prioritaria y su fuente de pago serían los ingresos hasta del 25 % del FAISE. El tercer préstamo sería por 15 mil millones de pesos con garantía de los ingresos provenientes del Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal o impuesto a la nómina.

La cuarta operación (que se ocultó), es la contratación de 5 mil millones de pesos “que consiste en autorizar que los montos de amortizaciones que se realicen en virtud de la aplicación de los recursos obtenidos, a través del crédito que se contrate como fuente de pago en el FAFEF se pueda reflejar un monto equivalente de financiamiento a ser destinado a inversión pública productiva, y cuya fuente de pago sea el derecho y los ingresos y participaciones que en ingresos federales corresponden al Estado del Fondo General de Participaciones”. El gobernador Duarte de Ochoa reconoció en agosto pasado, que Veracruz está endeudado por 44 mil 470.8 millones de pesos, más un pasivo circulante que no fue precisado, debido a que “el monto de estos pasivos varía día a día”.