Falta de gas produce apagones en el sur de México

La península de Yucatán ha estado experimentando diferentes apagones ‘repentinos’ a finales de mayo y el principio de junio. Al principio, solo se había informado de la falla en el servicio eléctrico, pero esto se debe a un problema con el sistema de gas natural que alimenta las plantas eléctricas.

El primero en registrarse fue el 11 de mayo y solo duró 25 minutos. Sin embargo, desde el 30 de mayo se han ido registrando apagones escalonados de 30 minutos en al menos 29 ciudades de Yucatán.

Estos se han originado por una oferta insuficiente de gas natural, que corresponde a Pemex y es con lo que se produce energía eléctrica para la zona. El desabasto en el gasoducto que alimenta a cinco plantas generadoras de energía eléctrica no sufre ninguna falla, es simplemente que no hay gas suficiente.

Estos gasoductos son operados en conjunto por Pemex y Engine, una compañía francesa, que ha reconocido que trabajan al 36% de su capacidad por la falta del combustible.

https://www.youtube.com/watch?v=m7WkBGZvPOs

Estos apagones no se han detenido y, aunque se busca controlar la situación, se espera que estos continúen y se amplíen, pues la oferta que se da es insuficiente y la demanda de gas y de producción de energía eléctrica va en aumento.

Así mismo, la producción de Pemex ha bajado, pero el problema con el abasto para la región sureña de México, es que el gran grueso de la producción de este combustible se exporta a Estados Unidos.

Con respecto al año pasado, el gas natural se ha reducido en su explotación 9%. Se cree que rumbo al verano la producción podría bajar más, por lo que la situación tendría que ser solucionada, en espera de prevenir una crisis de energía.

Si el gas natural no fuera suficiente, tendría que controlarse utilizando otros combustibles fósiles, que no tienen las mismas características de combustión que éste.

Por otro lado, también se espera que la producción aumente, pero esto no resolvería la situación de Yucatán y sus plantas, pues el incremento también iría a parar a las exportaciones que se hacen hacia Estados Unidos.

La baja operación de estos gasoductos es porque Pemex, simplemente, se queda sin combustible después de las exportaciones y no hay forma de, evidentemente, producir más si no hay.

Aunque se podría pensar que la solución es tan sencilla como exportar menos, no lo es. Este ingreso representa una gran suma de dinero para Pemex, por lo que reducirlo pondría en juego el balance económico del gas natural en el pías.

Mientras se siguen produciendo apagones, Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), explicó que las soluciones tendrían que llegar por otros frentes. Sobre todo, él plantea que se regule su exportación para que sea rentable este sistema y se pueda brindar la oferta suficiente para el abasto interno.

Además, también propone que se saque a México del mercado donde comercia su gas, pues se manda casi todo a Texas, que es el mercado más barato para este producto.

Con información de Reforma