Explosiones provocadas en el Mexibús

La madrugada de este sábado, hubo cuatro explosiones en un estacionamiento destinado para el resguardo de las unidades móviles del Mexibús en Ecatepec, Estado de México.

La madrugada de este sábado, hubo cuatro explosiones en un estacionamiento destinado para el resguardo de las unidades móviles del Mexibús en Ecatepec, Estado de México. Afortunadamente, ninguna persona resultó herida; sin embargo, se rompieron algunas ventanas y asientos de camiones cercanos a los lugares de las detonaciones. Veinte trabajadores de la empresa tuvieron que ser desalojados porque se encontraron cuatro más artefactos explosivos sin detonar.

Se presume que los explosivos habían sido realizados de forma casera porque en el lugar de los hechos se encontraron restos de latas de gas butano, botellas de aceite y un reloj.

Hasta el momento han sido varias las agresiones que en tiempos muy recientes ha recibido el Mexibús. La primera de ellas se registró la semana pasada: distintas personas rompieron ventanas de casi todas las estaciones de la compañía transportista. En otro momento, sujetos no identificados arrojaron objetos (bujías y balines) contra los parabrisas de unidades en circulación desde automóviles en movimiento. El último ataque de la serie fue el de este fin de semana.

La PGR informó que ya está trabajando en una investigación profunda para encontrar a los responsables de los ataques. La Procuraduría General de Justicia del Estado de México se sumará a los esfuerzos de la dependencia federal para aclarar si se trató de atentados planeados con premeditación o si fueron hechos aislados.

Recientemente, un grupo que se hace llamar “La Secta Pagana de la Montaña” se declaró responsable de los ataques por medio de un comunicado en el que expresan lo siguiente:

el ataque coordinado entre varios grupos que se posicionan en contra de la civilización, con explosivos, que hemos ejecutado por la noche del 30 de octubre en 9 carros del Mexibus fue una muestra de nuestro rechazo y repudio en contra del frenético avance del desarrollo moderno, en este caso la infraestructura conectiva, que tranquilamente esperan que su funcionalidad siga su curso, tendiendo a mejorar las técnicas de eficacia y perfeccionamiento de transporte y comunicación, valiéndose de la autómata disponibilidad de la sociedad de aceptar y acatar las innovaciones tecnológicas, y hacerlas parte de sus patéticas vidas grises.

El comunicado termina con la firma del grupo que se responsabiliza de los hechos y, a pesar de que deja ver posibles ataques futuros, no hay ninguna información precisa. Esperemos que entre la PGR y la PGJ del Edomex logren hallar a los culpables.