Explosión en el Central Park vuelve a desatar pánico en Nueva York

pánico

Este domingo, alrededor de las 11:00 de la mañana, Connor Golden, un joven de 18 años proveniente de FairFax Virginia, resultó gravemente herido por una explosión registrada en el Central Park de Nueva York.  De acuerdo con los testigos, Connor perdió la pierna izquierda o ésta “casi había desaparecido” (Vía Daily News)

Según los primeros reportes, el joven, que visitaba Nueva York junto con sus amigos, se encontraba caminando por las rocas del Central Park – uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad- cuando piso algo que explotó generando un escandaloso ruido en cuadras alrededor. Los policías sospechan que el percance pudo estar relacionado con fuegos artificiales, pero sus acompañantes niegan haber llevado consigo cualquier tipo de explosivos. Thomas Hinds, uno de ellos, declaró para Daily News de New York:

“Su pie, simplemente, estaba destrozado. Estaba en el piso quejándose, pero se mantuvo consciente. Había perdido el pie, pero lo manejó bastante bien. Él es un tipo fuerte. Todo lo que hizo fue pedir ayuda.”

Connor fue llevado al Hospital Bellevue y se reporta en estado crítico. El portavoz del departamento de bomberos de Nueva York, declaró que es muy probable que la pierna de Connor sea amputada.  (Vía Reuters) Al lugar se trasladaron de inmediato un escuadrón antiexplosivos del Departamento de Policías de Nueva York y bomberos de la ciudad.  

Cerca del lugar de los hechos se realizaba el funeral de Elie Wiesel, sobreviviente de los campos de concentración nazi y ganador del Premio Nobel de la Paz en 1986, pero, hasta el momento, no se tiene señal de que un ataque a su memoria pueda estar relacionado con la explosión.

Karma Nyima, un testigo de 49 años, dijo que escuchó el ruido de las sirenas, vio los policías y después vio “una gran cantidad de personas que estaban corriendo. Todo el mundo estaba asustado.” Otro testigo, de Florida, declaró en un completo estado de nerviosismo: “Esto es terrible. No es un buen día para estar fuera. Es desconcertante.”(Vía Dayli News)

Sin embargo, y a pesar del ruido que la noticia está generando, el propio amigo Connor, admite que la explosión no fue tan grande como para ser una bomba y que no puede descartar que se haya tratado de un cohete de fuegos artificiales o de una botella explosiva.

El pánico y el nerviosismo, que se ha vuelto una constante entre los habitantes del país del norte, han crecido en los últimos días tras las amenazas que grupos terroristas han lanzado para este 4 de julio. De acuerdo con el grupo de vigilancia contra el terrorismo internacional, Site Intel, grupos yihadistas habrían advertido sobre presuntos ataques contra los aeropuertos de los Ángeles, Nueva York y el aeropuerto de Heathrow, para este fin de semana.