Esto te puede costar ir al IMSS si no estás afiliado

Consejo: revisa tu estatus en el Seguro antes de que te lances al doctor
Esto cuestan los servicios del IMSS para los no afiliados

El pasado 22 de marzo, el Diario Oficial de la Federación actualizó los costos para quienes acudan al Instituto Mexicano del Seguro Social sin estar afiliados: una consulta sencilla cuesta $783.

Si bien el Seguro Social es una fuente inagotable de quejas, espera y mal servicio, es un sistema de seguridad social que provee servicio y cuidados médicos a 19.8 millones de personas, hasta abril del 2018.

Si estás afiliado, ya sea que trabajes (y en tu trabajo te afilien) o estudies en instituciones públicas como el IPN o la UNAM, el servicio es gratuito… aunque sí, tengas que hacer filas o buscar medicamentos que no hay.

Ahora, que si tienes la mala suerte de o ser un trabajador informal, estar desempleado o trabajar por honorarios, la cosa se complica. Si vas a una clínica del IMSS vas a tener que pagar los servicios, y los costos, a veces, superan a los de las clínicas particulares.

De acuerdo a la tabulación de costos publicada en el DOF, los costos se dividen en tres niveles de hospitales: desde la Clínicas de Atención Familiar hasta los hospitales de alta especialidad.

Costos de Clínica Familiar del IMSS (Imagen: DOF)

Ir con el doctor de la clínica cerca de tu casa, te puede salir en $783; si vas con un brazo roto, por ejemplo, luego tendrías que hacerte una radiografía, que sale en $346 y posteriormente pasarías a curación, en $428. Un total de $1, 557.

Los costos se disparan en los hospitales de especialidad, donde una consulta sale en $2, 122; una intervención quirúrgica, en $37, 473, y un día en terapia intensiva, en $37, 410.

Costos de hospital de Alta Especialidad del IMSS (Imagen: DOF)

Todo esto, claro, sin contar que, además del costo, también tendrás que sufrir la burocracia normal y “de siempre” del Seguro Social.

Así que si sí tienes IMSS, agradécele a la lucha obrera de la primera mitad del siglo XX que puedes romperte el brazo “gratis”…  Y si no, quizá mejor checa si la clínica privada cerca de tu casa no sale más barata.

Con información del Diario Oficial de la Federación