Quitan estatua de Juárez para poner árbol de Navidad en Oaxaca

Como todos ustedes recordarán,en México hubo un tiempo en que no había división entre la Iglesia y el Estado. Tan fea se puso la cosa, que tuvimos un presidente perseguido por los que no querían que esa unión desapareciera; Benito Juárez de plano tuvo que gobernar de forma itinerante, desde su carroza, con tal de construir una barda permanente entre Estado e Iglesia. Pues en su natal Oaxaca olvidaron todo eso y de plano quitaron su estatua para poner un árbol de Navidad.

Al alcalde de Matías Romero, Marco Antonio Cabello Mares, se le hizo muy fácil ordenar que se quitara la estatua del mayor héroe de Oaxaca y, en su lugar, pusieran un árbol de Navidad.

No hay cómo defender a este alcalde ignorante de la historia de su estado, de la historia del laicismo en México y, además, insensible, pues para colmo la estatua quedó abandonada a un lado de la plaza mientras en su lugar colocaban un árbol cuyo costo se calcula en 150 mil pesotes. (Vía: El Universal)

Y cómo no va a costar tanto el mugre árbol, si cuenta con nacimiento y 10 mil luces. Y mientras, la estatua de Juárez ahí quedó, tirada a un lado, esperando ser llevada a un almacén. La foto de la estatua tirada ya le dio la vuelta a la red.

Además de ser una auténtica falta de respeto, era absolutamente innecesario. No está necesariamente mal que un gobierno coloque un árbol de Navidad, pero que lo ponga a costa del padre del laicismo mexicano es sólo una mentada de madre.

Contrario a lo que el FNF o el PES creerían, el laicismo no se hizo para oprimir a los creyentes o desaparecer una iglesia; el Estado laico existe y debe ser protegido para que todos los ciudadanos puedan organizarse y creer en lo que les plazca, en lo que deseen, sin que nadie vulnere sus creencias o sus tradiciones.

De mientras, aquí en Plumas Atómicas estamos que echamos humo nomás de ver esa foto.

Con información de Proceso

Publicidad