15 Estados reprueban en calidad de obras públicas

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) publicó su estudio de calidad para el desarrollo de obra pública. En este, salieron con las peores calificaciones los 15 Estados que aportan más al Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

El estudio, presentado con el nombre de Índice Legal de Obra Pública (ILOP), “Evaluación de la Calidad del Marco Jurídico Estatal“, reveló que entidades como la Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco o el Estado de México no cuentan con los estándares de calidad suficientes.

Esto no significa, precisamente, que sus obras sean malas en construcción, sino que los procesos que se siguen para la elaboración de obra pública (como puentes, vialidades, inmuebles habitacionales de interés social, y todo lo que tenga una etiqueta gubernamental) no garantizan su calidad de manera íntegra.

Lo que significa que el desarrollo de cada una de estas, se da un en un marco que puede propiciar la corrupción y la opacidad. En otras palabras, no se puede asegurara que estas construcciones se lleven a cabo de manera segura, comprometiendo su construcción y seguridad estructural.

Dicho estudio evalúa 24 indicadores que calificaron a las entidades en sus marcos normativos para la construcción de obra pública. Estos analizan siete temas en concreto que son: competencia, finanzas públicas, fiscalización, planeación, responsabilidades administrativas, tecnologías de la información y transparencia.

Ningún Estado en toda la república cumple con la certeza necesaria que exige el estudio, pero los peores resultaron se Querétaro y Nuevo León. El gobierno queretano ni siquiera pudo alcanzar un punto porcentual en indicadores como apoyo a PyMES, prácticas antimonopólicas o investigación de mercado. Por su parte, Nuevo León (hola, Bronco) tuvo 1% en nueve indicadores.

La calidad de obra pública es un tema que no puede se tratado como menor. A partir de esta se genera empleo temporal y se incentiva el flujo monetario, además de ser una vía para el bienestar general de una región.

Si esta no puede cumplir estándares mínimos de calidad, no garantiza un crecimiento económico pleno, así como un flujo económico estable en un país con una tasa de desempleo constante entre el 3.5 y 4%. (Vía: Animal Político)

Por otro lado, en septiembre se logró ver lo que ocasiona una mala planeación y política de construcciones. Asegurar la certeza en el marco legal y de procesos para el levantamiento de obras, sean públicas o privadas, es necesario para evitar escenarios tan trágicos (y prevenibles) en todo el país.

Con información de Reforma