En el municipio de Ocotepec se vive guerra por el agua

En Ocotepec, un pequeño municipio del estado de Puebla, se vive una guerra por el abundante agua que existe en la entidad. Según información del informativo Másde131, la presidente municipal, Macaria Hernández Rodríguez de extracción priísta, firmó un convenio con la fundación religiosa “Living Water”, para realizar la construcción de una obra hidráulica: un tanque de 150 mil litros. También se mencionaba en este convenio, un acceso directo a educación, religión y salud del municipio.

“Inicialmente, en el pueblo, habíamos aceptado la obra pública”, relató Oswaldo Villegas, integrante del Comité de Ocotepec para la defensa del agua y los recursos naturales, “en la primera junta no dieron información del proyecto, maqueta, proyecto arquitectónico, nos dimos cuenta cuando pedimos el Convenio”.

Por tal motivo, los habitantes investigaron vía Internet a la fundación, cuyo lema es “agua para la vida, en el nombre de Jesús” y se encontraron que es financiada por la compañía Coca-Cola FEMSA y la petrolera estadounidense Chevron. Una copia del mencionado convenio fue proporcionada a Másde131, el numerando VI dice que el convenio se puede cancelar si hay problemas sociales en la comunidad. Sin embargo, después de marchas, amenazas, mesas de negociación rotas, papeles firmados por la propia empresa en la que asevera que dejará el municipio, el convenio no ha sido cancelado.

Cuando el pueblo ya se había levantado, el 10 de septiembre a las 10:30 pm, la edil priista, los regidores del pueblo, el ayuntamiento y la fundación hicieron una extensión del contrato en la Notaria 1 en el municipio vecino de Libres. En el nuevo contrato se estipula que la fundación “Living Water” no irá hasta que se terminen de utilizar los materiales que dio. Un día antes, la fundación había firmado con el pueblo un papel que fue proporcionado también a Másde131 en el que renunciaba a entrar a Ocotepec en 100 años. En la reunión estuvieron el frente Agua para todos y el periódico La Jornada.

El 12 de septiembre, la población realizó una marcha interna de 2 mil personas en este municipio de 4 mil 800 habitantes. Los albañiles que construían el pozo de Living Water salieron corriendo y el pueblo canceló la obra y puso un cordón. Un mes después, los habitantes de Ocotepec realizaron una marcha con las comunidades de Payuca, Tateno y Cuyoaco hacia el municipio de Libres. “A partir de ahí ya no da la cara (Hernández Rodriguez) por órdenes de gobernación”, relató Oswaldo Villegas.

agua

Por: Redacción PA.