El senador Ted Cruz dejó la carrera por la nominación republicana

Pese a que estaba matemáticamente eliminado, el senador Ted Cruz había asegurado que continuaría en la carrera.

De acuerdo con la cadena Univision, el senador por Texas, Rafael Edward “Ted” Cruz ha dado por finalizada su carrera por la nominación presidencial del partido Republicano tras su derrota en Indiana.

“Desde el inicio dije que seguiría adelante siempre y cuando hubiese un camino viable, hoy lamento decir que parece que ese camino está cerrado. Juntos lo dejamos todo en el terreno en Indiana, pero los votantes decidieron otro camino”, dijo el senador Cruz frente a la prensa en Indianapolis, Indiana.

Pese a que estaba matemáticamente eliminado, Cruz había asegurado que continuaría en la carrera, e incluso había declarado semanas atrás a Carly Fiorina como su compañera de campaña.

No obstante, el senador por Texas no encontraba más argumentos para detener a Donald Trump, ni siquiera tras la alianza que hizo la semana pasada con John Kasich o el apoyo de varios grupos ati-Trump.

“Con dolor en el corazón, pero con optimismo por el futuro a largo plazo de nuestra nación, estamos suspendiendo nuestra campaña, pero no suspendo mi campaña por nuestra nación” agregó.

Y es que hasta ahora, Trump tiene una amplia ventaja con 52.6% de la votaciones, mientras sus rival Ted Cruz obtuvo el 36.9%, con un conteo del 52% de los centros de votación. El tercero en la contienda, John Kasich, logró solo 7.9% de los votos.

Esta sería el punto final de Cruz en la búsqueda de la candidatura por la presidencia, quien depositaba todas sus esperanzas en el estado del Medio Oeste de Estados Unidos para detener al imponente empresario.

Por el lado del Partido Demócrata la competencia está pareja, ya que sorpresivamente Bernie Sanders se adelanta a Hillary Clinton con poco más del 1% de diferencia, a 29% de los votos contados. Sin embargo, el conteo de votos todavía está en una etapa muy temprana para realizar las proyecciones respectivas.

Cabe destacar que el vencedor por el lado republicano se llevará 57 delegados, mientras que los aspirantes demócratas se repartirán 92 (83 de elección popular y 9 superdelegados) con criterio proporcional a los votos obtenidos. Además, el estado (Indiana) realizó primarias abiertas, lo que significa que los votantes ejercieron su voto sin necesidad de afiliarse a ningún partido político.

Para los republicanos Cruz y John Kasich, así como para el demócrata Bernie Sanders, las elecciones de Indiana representaban una oportunidad de mostrar que aún estaban en la carrera.

Y aunque ni Trump ni Clinton tendrán la posibilidad de liquidar definitivamente las respectivas disputas internas en Indiana, los dos aún tiene oportunidad de dar por tierra las aspiraciones de sus adversarios.

Trump necesita de apenas 235 delegados para garantizar su candidatura para las elecciones presidenciales de noviembre sin precisar negociar en una difícil e impredecible convención Republicana prevista para julio.

En tanto, entre los demócratas, Clinton precisa de aproximadamente 200 delegados más para sellar la difícil disputa interna contra Sanders.

Mientras Trump, según los sondeos, tiene todo para conseguir en Indiana una nueva victoria. De acuerdo con NBC/Wall Street, el millonario podría conseguir en ese estado hasta el 49% de los votos.

En el caso de Clinton, su posición parece más cómoda que la de Trump, ya que Sanders precisaría de victorias contundentes para impedir que Clinton confirme su favoritismo. Con la división proporcional de delegados, aun perdiendo ajustadamente en Indiana, Clinton seguirá sumando.