El regreso de Caro Quintero recrudece la guerra de los cárteles

Rafael Caro Quintero, ex líder del cártel de Guadalajara, ha reagrupado sus fuerzas y se especula que una nueva guerra de cárteles ya comenzó.

Rafael Caro Quintero fue puesto en libertad en condiciones misteriosas mucho antes de lo previsto: en 2013. Ahora, el líder del extinto cártel de Guadalajara ha reagrupado sus fuerzas y se especula que una nueva guerra de cárteles ya comenzó.

Caro Quintero fundó, en los años ochenta, junto con Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo, el cártel de Guadalajara. Fueron ellos quienes establecieron puentes con las grandes organizaciones criminales sudamericanas y quienes crearon las rutas de la droga hacia Estados Unidos. (Vía: El País)

El capo fue detenido en 1985, pero pasaría apenas 28 años en prisión de los 40 a los que había sido condenado originalmente, debido a un misterioso y repentino fallo en su favor en 2013. Unos meses después de su liberación, la SCJN revocaría la decisión judicial que permitió que el capo abandonara la cárcel, pero nunca fue recapturado.

El 18 de junio de este año, la casa, en el pueblo de La Tuna, donde vive la madre de “El Chapo” Guzmán, fue tomada por asalto y saqueada por más de 150 hombres armados, un número mayor al de la cantidad de habitantes del pueblo donde está ubicada la casa.

Aún quedan dudas sobre qué grupo perpetró el ataque. Algunas versiones apuntan al cártel de los hermanos Beltrán Leyva, el cual durante años peleó contra el cártel de “El Chapo”. Otras teorías apuntan a la descomposición interna del cártel de Sinaloa. Sin embargo, hay quienes creen que en realidad fue obra de Caro Quintero, pues su cártel también vivía en disputa con el de Guzmán Loera. (Vía: El País)

Muchos habitantes de la zona donde nació “El Chapo”, en Badiraguato, en Sinaloa, han abandonado sus casas por temor a choques con cárteles contrarios.

En cualquier caso, el hecho violento confirma el ocaso del poderío de Guzmán Loera y una nueva pugna entre grupos por el control de la zona, y del país.

Según la DEA, Caro Quintero siguió siempre moviendo sus fichas desde la cárcel. Al grado de que una “fuerza oculta” logró que un tribunal de Jalisco lo liberara por un supuesto error en el procedimiento fiscal ocurrido cuando fue juzgado, en 1985. (Vía: El País)

En cuanto fue puesto en libertad, el líder del narco ya había desaparecido. Estados Unidos nunca pudo lograr su extradición.

El fiscal general de Chihuahua, Jorge González Nicolás, ya declaró que el viejo cártel del narco pretende controlar ese estado, específicamente Ciudad Juárez. (Vía: El Universal)