El IMSS anunció medidas para reducir el tiempo de espera

Las mujeres embarazadas que cada año deciden atenderse y tener fuera del IMSS a su bebé ya no tendrán que ir personalmente a tramitar la incapacidad y pago de subsidio.

Mikel Arriola Peñalosa, nuevo titular del Instituto Mexicano del Seguro Social, presentó la estrategia integral para fortalecer la atención médica y las finanzas de este instituto de salud. En conferencia de prensa, el titular del Seguro Social detalló que la estrategia consta de 10 medidas concretas para mejorar la calidad y calidez de los servicios que se prestan a 70 millones de derechohabientes del régimen ordinario de IMSS Prospera.

Arriola Peñalosa señaló que en las próximas semanas iniciará en tres delegaciones del instituto (Jalisco, México Oriente y Chihuahua) un programa de cirugías en fin de semana, con la meta de incrementar para este año 10 % la capacidad de los quirófanos, a fin de llegar a 40 % en 2018.

El funcionario también prevé contratar temporal o permanentemente a cuatro mil o más médicos, que en su mayoría serán los residentes que se gradúan cada año, además de modificar los días de descanso de los cirujanos ya contratados y el pago de horas extras para otros. Todo lo anterior bajo un acuerdo con el sindicato del instituto, enfatizó Arriola Peñalosa.

A su vez, refirió que en la actualidad se tienen ocho mil 900 cirugías en espera, las cuales comenzarán a desahogarse a partir del día 15 del mes en curso. Y en cuanto a la atención de urgencias, indicó que al día de hoy en 50 hospitales ya está en marcha un programa para reducir a cinco minutos el tiempo de espera para que el paciente tenga contacto con un médico que lo evaluará y canalizará, de ser necesario, con un especialista u otro servicio que requiera.

Asimismo, se continuará con el programa de receta resurtible que ha liberado ocho millones de consultas, con la eliminación del pase de vigencia para jubilados y pensionados y la ampliación de los servicios digitales así como la unifila para pacientes sin cita, mismos que no deberán esperar más de 30 minutos para recibir el servicio.

Y en lo tocante a las aproximadamente 75 mil mujeres embarazadas que cada año deciden atenderse y tener fuera del IMSS a su bebé ya no tendrán que ir personalmente a tramitar la incapacidad y pago de subsidio. Con respecto al fortalecimiento financiero, Arriola Peñalosa mencionó que se harán ahorros en diversas áreas sin afectar el servicio al derechohabiente, pues la disciplina financiera ha permitido que el Seguro Social se encuentre en recuperación y estable en el largo plazo.

Publicidad