El Fondo Monetario bajo sus estimaciones de crecimiento mundial

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional ya había declarado que el crecimiento global en 2016 sería "decepcionante y dispar".
Fondo

El Fondo Monetario Internacional (FMI), estimó que México crecerá solo 2.6% este año lo que disminuye el pronóstico que había hecho en octubre, donde señalaba que el Producto Interno Bruto (PIB) de la nación reportaría un alza de 2.8%. Las proyecciones del FMI llegan en medio de un contexto de desaceleración en el comercio de China y en el debilitamiento de los precios del petróleo, que han caído recientemente a mínimos en 13 años.

Banamex también bajó a 2.6% su expectativa de crecimiento del PIB mexicano, una reducción de 0.2 puntos porcentuales respecto a su predicción pasada de 2.8%, debido a un menor dinamismo de la producción manufacturera y de la construcción, informó el banco en un comunicado. Respecto a la economía global, el FMI estimó que crecerá 3.4% este año y 3.6% en 2017, en ambos casos 0.2 puntos porcentuales menos de lo que se había estimado en octubre.

Hay que recordar que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ya había declarado en diciembre del año pasado, que el crecimiento global en 2016 sería “decepcionante y dispar” debido a la desaceleración y a los altos riesgos en el sector financiero, así como al envejecimiento poblacional y a la crisis financiera. En cuanto a América Latina y el Caribe, la institución prevé una recesión de 0.3% este año y una expansión de 1.6% el próximo, lo que implica rebajas de 1.1 puntos porcentuales y 0.7 puntos respectivamente en sus proyecciones de octubre.

La perspectiva más negativa corresponde a Brasil. El Fondo Monetario estima que en el 2016 tendrá su segundo año de contracción, además de advertir riesgos políticos. De cara a esta perspectiva global, el Fondo dijo que las autoridades económicas de todos los países deberían considerar formas de impulsar la demanda a corto plazo. El Panorama Económico Mundial actualizado fue divulgado en momentos en que los mercados financieros sienten el impacto por la desaceleración de China y el desplome de los precios del petróleo.