El Chapo, ¿cerca de Estados Unidos y lejos de la extradición?

Según declaraciones de la CNS, el cambio del "Chapo" se debió a protocolos de seguridad para reforzar la cárcel donde se encontraba.

Esta mañana el juzgado Tercero del Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México se mostró a favor de la extradición de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, a Estados Unidos.

En un comunicado emitido por el Consejo de la Judicatura Nacional (CJN) se anunció que:

“el juzgado Tercero de Distrito (…) informa, en el procedimiento de extradición 3/2001, que emitió la opinión jurídica a que se refiera el artículo 27 de la Ley de Extradición Internacional, en la que se consideró procedente la extradición internacional Joaquín Guzmán Loera, requerido por el Gobierno de los Estados Unidos de América, a través de su Embajada de México (Vía Sin embargo).

La madrugada de este 7 de mayo, el líder del Cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, fue trasladado desde la prisión de máxima seguridad “El Altiplano”, ubicada en el municipio de Almoloya de Juárez en el Estado de México, rumbo a Ciudad Juárez, Chihuahua, en donde se ubica el Centro Federal de Readaptación Social, Cefereso, No. 9.

Es decir que Guzmán Loera fue trasladado de una cárcel de alta seguridad a un penal que alberga reos de baja y media peligrosidad.

Si bien en las primeras declaraciones por parte de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), el cambio del líder de Cártel de Sinaloa se debió a protocolos de seguridad para reforzar la cárcel donde se encontraba, es muy probable que esta reubicación esté relacionada con la preparación de su extradición rumbo a Estados Unidos.

Si es respetado el acuerdo de Extradiciones entre México y Estados Unidos, la Secretaría de Relaciones Exteriores tendrá 20 días para determinar el destino de Guzmán Loera. Ante esto, José Refugio Rodríguez, abogado del capo, afirmó que buscará evitar la extradición por medio de un amparo que deberá ser presentado en los primeros 30 días después de la resolución oficial.

Esto significa que el proceso de extradición de Guzmán Loera probablemente tomará meses. Aunque no sea un hecho consumado, si éste fuera entregado a las autoridades estadounidenses sería enviado a Brooklyn a enfrentar un juicio por asociación delictiva para importar y poseer con la intención de distribuir cocaína con base en el tráfico a través de jets, sobornos, el resguardo de droga en bodegas en Los Ángeles y Texas, tráfico de drogas por túnel y lavado de dinero.