El anuncio del Presidente dejó inquietos a empresarios gasolineros

Mencionaron que la apertura en las importaciones se realizó sin tener las reglas de cómo va a operar y el esquema de precios que fungirá en este nuevo esquema.
Presidente

Y sí, el Presidente Enrique Peña Nieto confirmó lo que la mayoría de los mexicanos ya veía venir, la importación de gasolina a suelo nacional, lo cual será una realidad el primero de abril de este año. Por eso, no fue casualidad que Peña Nieto realizará este anunció en el marco de la Conferencia CERAWeek 2016 en Houston, Texas, uno de los foros más importantes de la industria energética del mundo.

Y es que el Gobierno mexicano tenia previsto que en enero de 2017, cualquier compañía pudiese vender gasolina y diésel en las estaciones de todo el país. Sin embargo, la crisis del petróleo a nivel global empujó al Estado mexicano a adelantar una de las medidas más polémicas de la Reforma Energética. Hasta el día de hoy, el único comercializador de combustibles en México es Petróleos Mexicanos (Pemex), lo cual realiza a través de 11.000 estaciones.

“Aquí quiero anunciar que vamos a adelantar esta apertura. A partir del primero de abril de 2016 cualquier empresa podrá importar gasolinas y diesel. Lo que deberá reflejarse en mejores precios”, declaró el Presidente.

Este anunció pondrá a los reguladores de energía de México a trabajar a marchas forzadas para vigilar las operaciones de importación de combustibles. Sin embargo, los precios de la gasolina y el diésel serán liberados hasta enero de 2018 y se seguirán fijando según el gusto de la Secretaría de Hacienda.

Pero no todos están entusiasmados por lo anunciado por Peña Nieto, ya que varios empresarios han demostrado incertidumbre. Un ejemplo de ello es Pablo González Cordova, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), quien señaló que hacer esto ( apertura de importaciones) sin modificar el esquema de precios actual no es un incentivo.

Gonzales Cordova explicó que al valor al cual se importe el combustible hay que agregarle los impuestos que cobrará la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), con lo cual el litro del combustible podría llegar a los 18 pesos. Asimismo, mencionó que la apertura es un paso para reducir los costos de Pemex en esta actividad.

“Nosotros sentimos que este anuncio va encaminado a dejar que Pemex sólo maneje el producto en las 6 refinerías y que son aproximadamente 100 millones de litros diarios. El resto de las terminales ya tenía dificultades en el suministro de diesel y premium porque ellos no tienen el recurso”, explicó.

Por otro lado, Fernando González, presidente del Consejo Empresarial Gasolinero del Valle de México (CEGA), también mostró sus dudas, al mencionar que la apertura en las importaciones se realizó sin tener las reglas de cómo va a operar y el esquema de precios que fungirá en este nuevo esquema de venta de gasolina.

Según sus señalamientos, faltan las tarifas para transportar por ducto y almacenar los combustibles, los cuales están a cargo de la Comisión Reguladora de Energía y cambios al contrato de franquicia de Pemex. También Gerardo Cantú, empresario gasolinero y transportista de combustibles, se pronunció al señalar que para que se dé una auténtica apertura, primero se debe resolver el esquema fiscal, que actualmente haría incosteable para un privado traer combustible.