Durante la vista del Papa a México hubo más de 50 asesinatos

Durante la vista del papa Francisco se registraron al menos 52 homicidios dolosos, más de ocho al día.
Papa

La violencia sigue sin dar tregua al país, y es que durante la vista del papa Francisco se registraron al menos 52 homicidios dolosos, más de ocho al día. Poco después de que el Papa llegara a la Ciudad de México, en Sinaloa, 13 personas fueron emboscadas en el municipio de San Ignacio, zona que limita con Durango. Entre los muertos hubo cinco mujeres.

A su vez, en la comunidad de Maloya, Sinaloa, el martes se suscitó otro enfrentamiento entre grupos rivales que se disputan el control de la zona. Este violento suceso dejó tres muertos y una vivienda incendiada con granadas de fragmentación, según lo reportó el diario “Noroeste”.

Para el domingo 14 de febrero, dos días antes de que el Papa visitara el estado de Michoacán, en el municipio de Uruapan, dos hombres fueron baleados en plena vía pública mientras ingerían bebidas alcohólicas. También en esa misma ciudad, frente a un centro nocturno, fue encontrado el cuerpo de un hombre que tenía disparos de arma de fuego. Horas antes, en un basurero clandestino fue localizado el cadáver de un joven de unos 25 años con huellas de tortura.

En tanto en Guerrero, la situación fue similar. En cinco días, 14 personas perdieron la vida en distintos hechos. Y en el área turística de Acapulco, a pesar de que es resguardada por militares, el lunes pasado un hombre fue atacado a balazos en la playa Tamarindos, mientras que en otra de las playas, conocida como Hornos, otro hombre fue asesinado a golpes. En otra playa, frente a los turistas que vacacionaban en el puerto guerrerense, un vendedor ambulante fue ejecutado a balazos. En el mismo ataque, ocurrido en playa Condesa, otra persona quedó herida bajo una palapa.

Durante el fin de semana hubo nueve homicidios más en Morelos. Y la tragedia no termina ahí, en la ciudad de Tijuana, en menos de doce horas seis personas fueron asesinadas durante el domingo 14 de febrero. El resto de homicidios ocurrieron en San Luis Potosí y Veracruz.