Detuvieron en España al ex dirigente del PRI, Humberto Moreira Valdez

Desde que Moreira Valdez dejó la gubernatura de Coahuila para ser presidente del PRI, la oposición lo acusó de haber endeudado al estado.
PRI

La policía madrileña detuvo este viernes en a Humberto Moreira Valdez, ex Gobernador de Coahuila y ex líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), informó hoy el diario “El Español”. De acuerdo con el rotativo, el ex Gobernador ha sido arrestado a su llegada a España en el aeropuerto de “Barajas” en el marco de una operación llevada a cabo por el juez Santiago Pedraz. Se le investiga por los delitos de blanqueo y malversación cometidos durante su etapa como gobernador, además de cohecho y organización criminal.

“Se le investiga por los delitos de blanqueo, malversación cometida durante su etapa como Gobernador, además de cohecho y organización criminal”, detalló el diario español.

La información señaló que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) investiga el dinero que el ex Gobernador tiene en España. “Por ahora se investigan varios cientos de miles de dólares. En las próximas horas pasará a disposición judicial”, destacó el diario. Sin embargo, el equipo de trabajo del ex líder priísta declaró que su arresto se debió a “cuestiones migratorias”, pero no dieron más detalles de su captura.

Humberto Moreira Valdez fue gobernador del estado de Coahuila del 1 de diciembre de 2005 al 4 de enero de 2011, y presidente del PRI del 4 de marzo de 2011 al 2 de diciembre de 2011. Desde que Moreira Valdez dejó la gubernatura de Coahuila para ser presidente del Revolucionario Institucional, la oposición lo acusó de haber endeudado al estado. El 25 de agosto de 2011, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó que había una deuda de 34 mil millones de pesos que adquirió el estado durante la gestión de Humberto como Gobernador.

El 30 de junio de 2015 una corte del estado de Texas involucró a Moreira en operaciones de lavado de dinero a través de un prestanombres llamado Rolando González Treviño, quien aceptó declararse culpable e implicó al ex-gobernador. Pese a los procesos en México y el extranjero, el gobernador siempre ha negado la existencia de denuncias formales y aseguró, en varias ocasiones, que las acusaciones serían parte de una campaña de linchamiento político y mediático.