El desastre del constituyente de CDMX

Constituyente

Si ya de por sí el constituyente, encargado de redactar una constitución para nuestra naciente entidad federativa ha resultado un desastre en el sentido jurídico, específicamente en la elaboración de artículos que no tienen ni pies ni cabeza, que son producto de la imaginación y las convicciones ideológicas de ciertos grupos involucrados, preocupados más por plasmar un proyecto político, según ellos de vanguardia, que un marco jurídico que regule de forma eficiente y que impulse el desarrollo de nuestra ciudad. Además de esto, dicho constituyente parece ser que no será capaz de entregar la nueva carta magna en tiempo y forma ya que a 15 días de presentarla, aun les falta por revisar y avalar unos 50 artículos, así que en promedio tendrán que aprobar unos 3 artículos para lograr llegar a la meta.

En todo este tiempo, el constituyente se ha concentrado en elaborar una especie de catálogo de derechos de tercera generación, dejando de lado garantías básicas como el derecho a la propiedad privada, derecho que es fundamental y fundacional en nuestro país. Pero tampoco han generado una propuesta de sistema fiscal para nuestra ciudad que permita operar todo ese menú de derechos civiles, es decir, en ningún momento nos explican cómo van a garantizar todas esas propuestas de manera eficiente y responsable con las finanzas y el gasto público; mucho menos tienen un proyecto económico para la entidad que busque generar desarrollo y productividad, para ellos los problemas se resuelven con incrementos de gasto del gobierno y por tanto de deuda pública.

Además, siguen en el aire una serie de propuestas absurdas como el voto a los 16 años, discusión que se ha alargado en las mesas de trabajo y que ha impedido que se trabaje en temas como la conformación del Poder Judicial y las alcaldías o la revocación de mandato. Con el tiempo encima, el constituyente ahora tendrá que aprobar estos artículos al vapor, sin discusiones a fondo, ya que están prácticamente a 15 días de que se cumpla el plazo para entregar la carta magna.

En ese sentido, algunos de los integrantes del constituyente han afirmado que pedirán una extensión del plazo de entrega para así entregar una constitución “digna para la ciudad y ejemplar para el país”. Pero, según el presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Encinas, no existe posibilidad legal para extender el plazo de entrega, por lo que el constituyente está forzado a entregar la constitución en el tiempo señalado, asimismo, Encinas señaló que a pesar de tener el tiempo encima, no entregarán una constitución improvisada, debido a que en las mesas de trabajo que integran al constituyente han habido discusiones muy intensas y profundas para entregar el mejor texto posible.

A pesar de que se han transformado los métodos para aprobar los artículos de manera más eficiente, siguen algunos artículos atorados en las comisiones, debido a que no se ha llegado a un acuerdo para su aprobación. Estos tienen que ver con cuestiones como el ingreso básico universal, el derecho a la vida, la muerte digna conforme a la ley, la pensión para no asalariados, la progresividad fiscal y el método para reformar la Constitución; asimismo siguen en discusión temas como el derecho al agua y distribución de alimentos, así como algunos aspectos sobre el ordenamiento territorial.

Ante este desastre y ante la elevada abstinencia en las elecciones pasadas para elegir el grupo que integraría por voto popular el constituyente, mucho grupos están exigiendo al gobierno de la ciudad que es necesario someter la carta magna a plebiscito con el fin de que la ciudadanía se exprese respecto al texto que regulará la vida en su ciudad. Hasta el momento estas exigencias siguen en el aire y lo más seguro es que la constitución se apruebe tal y como la presente el constituyente, a reserva de que existan artículos que resulten contradictorios con el espíritu de la constitución federal, que es de la que deben derivan las constituciones locales según el pacto federal. (Vía: Reforma)