Cuernavaca un desastre, el gobierno del estado toma el control de seguridad

Cuau

Cuauhtémoc Blanco como alcalde de Cuernavaca es una muestra de que hay algo peor que un político profesional y esto es un político no profesional e inexperto. El gobierno del ex futbolista ha sido un desastre, se ha quedado solo ya que rompió con los pocos allegados que tenía en la política; la soberbia lo mató políticamente, no entendió el “rol” específico que jugaba en el gobierno, en donde solo era una figura, una mera imagen que en realidad debía de responder a los mandatos de los hermanos Yañes, quienes son los líderes de facto del Partido Social Demócrata; no entendió que fue puesto como candidato con el fin de que dicho partido conservara su registro, nunca esperaron que ganara, pero sí, el electorado mordió el anzuelo del candidato independiente y el “Cuau” salió triunfador de los comicios. (Vía: El Universal)

Blanco quedó en medio de un fuego cruzado entre el gobierno estatal y el gobierno local, pero su reacción fue la de alguien sin el mínimo olfato político; no quedó ni de un lado ni del otro, es decir, se alejó del gobierno estatal, pero también rompió con sus allegados políticos, argumentando que él no pertenece ni responde a los intereses de ningún partido. Esas acciones lo dejaron solo, la política real (realpolitik) no opera a partir de ideales, sino a través de cálculos  pragmáticos, los cuales operan con base en estrategias de elección racional de elementos del presente para lograr adelantarse al futuro, por supuesto que Blanco no cuenta con esas cualidades.

Hasta ahora se ha salvado momentáneamente del juicio político en su contra que quiso iniciar el congreso del estado debido a que al parecer infringió la ley en el sentido de que no cumplió con el mandato constitucional de residencia en el momento en que fue nombrado candidato del PSD. Pero, a causa del aislamiento político del alcalde, el ayuntamiento de Cuernavaca se ha vuelto una entidad ingobernable, los niveles de inseguridad han aumentado de manera crítica, por esto el gobierno del estado tomó la determinación de mantener el mando único de la policía, y tomar el control total de la seguridad en la entidad.

Según el secretario de Gobierno del estado, Matías Quiroz, el estado buscará seguir controlando la seguridad de la capital de Morelos debido a que con su presencia han disminuido de manera radical los delitos cometidos en la entidad, un 92% el secuestro, 97% la extorsión y 18% los homicidios dolosos. En ese sentido, el secretario señaló que la seguridad pública no puede estar a cargo de un “inexperto” como Cuauhtémoc Blanco, por lo que el gobierno estatal seguirá controlando a la policía municipal de manera indefinida pero temporal, todo esto a pesar de las acciones del alcalde por frenar dicha determinación.

Ante estas acciones, el edil de Cuernavaca reiteró el rompimiento con el gobierno estatal y por tanto con el mando único de las fuerzas de seguridad, argumentando que hubo un boicot en su contra de la policía municipal, orquestado por la síndico de la ciudad Denisse Arizmendi, en contubernio con otros regidores, quienes mandaron a ocupar edificios municipales como forma de desconocer el gobierno de Blanco. En ese contexto, el “Cuau” señaló que pedirá apoyo a fuerzas federales para garantizar la seguridad de la entidad, esto para el gobierno del estado representa que el ayuntamiento no tiene la capacidad para garantizar la seguridad pública en la entidad y refuerza la decisión de tomar el mando único.

Ante la negativa del gobierno del estado a entregar el mando único al municipio, el secretario de gobierno de Cuernavaca, Guillermo Arroyo, señaló que de no regresar el control de la seguridad al municipio, buscarán apelar ante las autoridades judiciales federales recurriendo a una Controversia Constitucional. Blanco actualmente cuenta con un amparo emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por lo que no puede ser detenido hasta después de su audiencia constitucional el próximo 20 de enero. (Vía: El Universal)