Cuatro estados son los que concentran más del 50% de los secuestros en México

El secuestro en México es un delito que se perseguido con la intención de que desaparezca. La seguridad para transitar por donde sea es un derecho que debería de tener cualquier persona pero parece ser que en vez de ser una asignatura con logros en las administraciones actuales, es un problema al alza.

Según datos de Alto Al Secuestro, comunicados a través de Isabel Miranda de Wallace, en la administración de Enrique Peña Nieto, se han registrado 10 mil 107 secuestros en tan sólo cinco años, alrededor de 2 mil 21 secuestros al año. Durante el mes de septiembre, el número de detenidos por este delito fue de 195, un 30% más que en agosto. (vía: Milenio)

Por su parte, la Comisión Nacional Anti Secuestro ha dicho que este número se redujo durante septiembre en 10%, contrastando los informes que presentó Miranda de Wallace.  Sin embargo, la CONASE simplemente está contabilizando las investigaciones, mientras que Alto Al Secuestro se basa en las detenciones y las denuncias hechas por la víctimas. (vía: El Universal)

Las cifras oficiales de 2017 dan como los Estados con mayor número de denuncias por secuestro a Veracruz, Tamaulipas, Estado de México y Tabasco, que concentran entre ellos más del 50% de las denuncias de las 32 entidades federativas mexicanas.

De las 782 carpetas de investigación que se han abierto desde enero hasta agosto, 398 se abrieron en esos Estados. El primer lugar lo tiene Veracruz con 119 (15% del total), un Estado que tiene también un alarmante número de asesinatos en los últimos años; después el Estado de México, con 116; Tamaulipas, con 107; y Tabasco con 56. (vía: Reforma)

El aumento del secuestro resulta alarmante, sobre todo porque no existe un plan real para contrarrestar el plagio en el país. El combate a la delincuencia se trata de enfrentarse a las organizaciones y no de propiciar un ambiente seguro para la sociedad mexicana en general. Por ahora, parece que 2017 seguirá con esa misma tasa creciente en el secuestro mientras que los procuradores siguen renunciando.