Crecen 62% las ‘narcoejecuciones’ en primer semestre de 2017

Según un reporte de la organización Semáforo Delictivo, en el primer semestre de 2017 se incrementaron en un 62% las ejecuciones relacionadas al crimen organizado en el país. Según los datos de la organización obtenidos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en 6 meses se cometieron un total de 8 mil 791 “narcoejecuciones”. 

Este incremento de 62% se dio en una correlación de datos respecto al primer semestre del año pasado en donde hubieron un total de 5 mil 413 ejecuciones relacionadas al crimen organizado. Las cifras mostradas por mes muestran que en enero de 2017 hubieron un total de mil 339 ejecuciones; en febrero mil 332; en marzo mil 651; en abril mil 378; en mayo mil 485; y finalmente en junio un total de mil 606 ejecuciones.

Para darnos una idea del problema, Semáforo Delictivo señaló que los homicidios relacionados al crimen organizado representan el 72% del total de los homicidios dolosos contabilizados en el país durante los primeros 6 meses del año.

Asimismo, la organización señaló que 13 entidades federativas del país se encuentran por encima de la media nacional, es decir, cerca del 50% de los estados tienen niveles de homicidios dolosos relacionados al crimen organizado mayores al promedio de todo el país. Dichos estados son: Sinaloa, Guerrero, Guanajuato, Morelos, Tamaulipas, Nayarit, Veracruz, Baja California Sur, Zacatecas, Coahuila, Quintana Roo, Colima y Michoacán.

Las principales causas de este aumento exponencial de la violencia derivada del crimen organizado tiene que ver en primer lugar con el colapso de las autoridades estatales y municipales, las cuales a pesar de que año con año han recibido presupuestos multimillonarios de la federación con el fin de renovar, capacitar y equipar sus policías, no han avanzado nada en esos temas.

Esto en parte ha producido que la seguridad siga dependiendo de las fuerzas federales, las cuales por una parte no se dan abasto y, por otra no cuentan con la capacitación ni el marco regulatorio para operar en lugar de las policías civiles.

En segundo lugar el repunte se debe a la reconfiguración que están teniendo los cárteles en el país en términos de su redistribución territorial. Vemos que con la hegemonía del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), distintas zonas del país han entrado en conflicto a raíz de la expansión de esta organización que busca controlar cada vez más zonas del país.

Por otro lado, paralelamente al crecimiento del CJNG, otras organizaciones se han ido debilitando y por tanto se han atomizado, piénsese en el cártel del Pacífico, el del Golfo y el de los Zetas, quienes sus principales cabezas o han sido aprehendidas o han sido abatidas. Esto ha traído pugnas internas entre las organizaciones que acaban por dividirse formando un sin fin de pequeñas células delictivas. (Vía: Reforma)

 

Publicidad