Elementos a tomar en cuenta en el conflicto postelectoral

Elecciones

Las campañas y la jornada electoral solo fueron el principio, de hecho podríamos decir que estos eventos fueron la precuela a una batalla más álgida relacionada al conflicto jurídico político postelectoral. Tanto en el estado de Coahuila, como en mayor medida en el Estado de México, los partidos perdedores han denunciado varias inconsistencias no solo relacionadas a delitos electorales como la compra y coacción del voto, delito en el que incurrieron prácticamente todos los partidos, sino en relación al conteo de votos y a supuestas inconsistencias en el PREP. 

En Coahuila ya hubieron marchas convocadas por el PAN y secundadas por Morena, ya que sostienen que el PRI cometió fraude electoral. En la Ciudad de México también hubo una marcha convocada por organizaciones civiles afines a Morena, como “Ni un fraude más” presidida por el asesor de AMLO, John Ackerman.

En ese sentido, es el Estado de México en donde el conflicto se ha intensificado, sobre todo porque a que es un estado clave para todas las fuerzas políticas debido al volumen de su padrón electoral, por tanto se encuentra prácticamente bajo la lupa de la opinión pública. En ese sentido, la mayor parte de las protestas en el país están enfocadas hacia la elección del Estado de México, ya que por un lado Morena no reconoció el conteo rápido ni el resultado del PREP y prefirió esperar a los resultados del conteo distrital para tomar postura, además, empezaron a circular denuncias respecto a inconsistencias en el conteo de votos, así como en el propio cómputo del PREP, en donde las cifras no cuadran respecto a los datos que presentan.

Estas cifras han circulado en distintos medios, Sin Embargo y Proceso han sido quienes han difundido contenidos en donde supuestamente se prueba el fraude electoral. Ahí sostienen que la suma de los datos presentados por el PREP no arroja resultados correctos, pero no solo eso, sino que aumentan poco más de 200 mil votos al candidato de la alianza PRI-Verde-Nueva Alianza-Encuentro Social.

¿Pero qué están haciendo las autoridades electorales al respecto? El consejero presidente del Instituto Electoral del Estado de México señaló que habrá recuento de votos en alrededor de 4 mil paquetes electorales en donde se han detectado inconsistencias, en estos casos, en presencia de representantes de los partidos y de un representante del instituto electoral se recuentan los votos y se determina la validez del conteo.

¿Se puede hacer un conteo voto por voto de todos los paquetes electorales? En realidad este procedimiento no se puede realizar debido a que no está contemplado en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), por lo que en un primer momento solo pueden hacerse recuentos en las casillas que la autoridad encuentre como inconsistentes en los resultados que arroja; en un segundo momento, los partidos pueden impugnar casillas específicas para el recuento, en ese caso el denunciante tiene que presentar pruebas sólidas para realizar ese procedimiento.

De hecho, la ley electoral es muy clara con los casos en donde se puede hacer un recuento, el artículo 358 de la LGIPE señala que puede haber recuento de casillas cuando: los resultados de las actas finales no coincidan o sean ilegibles; cuando hay un número mayor de votos que el número de ciudadanos del padrón electoral; cuando el número de votos nulos sea mayor a la diferencia que divide al primero del segundo lugar; cuando todos los votos sean a favor de un partido o coalición; cuando no exista acta de escrutinio y cómputo para el conteo y cuando existan alteraciones evidentes en las actas.

Como podemos ver, el proceso electoral va para largo y en el caso del Estado de México y muy probablemente también en el de Coahuila se resolverán en los tribunales electorales. Recordemos que en Zacatecas y en Colima se llegó al punto de anular la elección, sin embargo es poco probable que suceda en una entidad como el Estado de México, calificado como la “joya de la corona”, este escenario es una prueba de fuego para las instituciones electorales, de esto depende su credibilidad y solidez rumbo a los comicios de 2018 que se prevé que van a ser muy cerrados.