¿Un ‘Consejo Asesor Electoral’ de Morena armado por expriístas y expanistas?

Andrés Manuel López Obrador presentó a los integrantes de su Consejo Asesor Electoral. Esta nueva extraña división morenita tendrá como objetivo cuidar la actitud del gobierno frente al proceso de elecciones, para que así no se metan en donde no se les llama.

De esta manera, también Morena incluyó a nuevos disidentes dentro de su organización, poco tiempo antes de que por fin se desate la marea de propaganda electora. Este está integrado y encabezado por ex panistas y expriístas, y su alineación oficial es: Gabriela Cuevas, Horacio Duarte, Germán Martínez, Jaime Cárdenas y José María Martínez. (Vía: Aristegui Noticias)

Todos ellos son recientes disidentes de los partidos que representaron hasta antes de que Morena abriera las puertas a todo el mundo, abriendo también las dudas de todo el mundo que de verdad veía en ellos la diferencia y no solo una sucursal más del sistema clásico y arcaico de partidos en México.

A través de sus redes sociales, AMLO explicó su papel y su función de cara al primero de julio, el día determinante de la campaña de 18 años que ha llevado el candidato presidencial en dos partidos diferentes:

Va a cuidar el proceso desde ahora, desde antes de la jornada electoral, para que no se utilice como suele pasar, el dinero del presupuesto o dinero de procedencia ilícita para beneficiar a candidatos, a partidos, para la compra del voto”. (Vía: El Sol de México)

Por supuesto, la preocupación de Morena es bastante importante. El cuidar que las elecciones se lleven en un marco adecuado, apegados a las normas que el INE ha procurado y que sea también transparente a ojos de los organismos internacionales debería ser, también, un tema para todos los partidos.

Por otro lado, parece que ya se abandonó por completo la intención de hacer de Morena un organismo que retire las viejas estructuras del sistema político nacional (aunque en realidad no es como realmente alguien lo hubiera creído). La constante inclusión de disidentes, buscando un barco donde escapar antes de la debacle está permeando completamente en Morena.

Sin embargo, podemos darles el beneficio de la duda y creer que lo que están conformando va a funcionar como lo dicen y que en realidad sí son “mujeres y hombres de buena fe”… o no, y ver cómo la búsqueda de la presidencia se queda en eso, en pura búsqueda a base de un discurso repetido hasta el cansancio, formando un partido, también, repetido y refriteado hasta la saciedad.