CONADE no tenía dinero para atletas, pero gastaba millones en Televisa

En los últimos Juegos Olímpicos, los atletas tuvieron que utilizar uniformes parchados o prestados, porque los que recibieron eran inservibles. Muchos apoyos fueron cancelados y tuvieron que viajar sin médicos. Varios atletas señalan que  Alfredo Castillo, titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), no sólo llevó a su novia, también a su masajista. A pesar de que en repetidas ocasiones sostuvo que no había dinero para el deporte, en su primer años de gestión gastó casi 15 veces más en publicidad.

A pesar de que los Juegos Olímpicos de Río 2016 estaban a punto de celebrarse, Castillo decidió retirarle su apoyo a las federaciones de box, tiro con arco, atletismo y remo. Argumentó que no comprobaban gastos. Decidió priorizar el gasto en publicidad. De acuerdo a las cifras reportadas a la Secretaría de la Función Pública (SFP), pagó más de 110 millones de pesos en comerciales para la CONADE, es decir, casi el 15% del presupuesto. Comparado con el año anterior, el gasto en publicidad aumentó más de 15 veces.

La CONADE compró comerciales de radio y televisión, anuncios en medios impresos, en las calles y en portales de internet. Entre los medios que más dinero recibieron fueron Televisa, 35 millones de pesos; Estudios Azteca, 12 millones de pesos y Organización Editorial Mexicana, 9 millones de pesos.

El sueldo mensual del titular de la CONADE es de casi 200 mil pesos, además recibe 5 mil pesos para pagar su celular y 7 mil 500 para transportes. Eso sin contar su prima vacacional, su gratificación de fin de año y ayuda para despensa. Además goza de dos periodos vacacionales de 10 días al año. También le otorgaron cuatro seguros, uno institucional, de retiro, de gastos médicos y de separación.

En agosto de 2015, Castillo aseguró que las federaciones únicamente se dedicaban a pedir dinero, y la CONADE lo otorgaba sin supervisar los gastos ni evaluar los resultados. Afirmó que si las federaciones quería evitar la intervención del Estado deberían convertirse en sociedades mercantiles, generar su propios ingresos y “dejar de fingir que son asociaciones sin fines de lucro.

Ese fue el momento en que sentenció a los deportistas, pues ya no volvería a “sufragar un solo evento, viaje, campamento o competencia, sino no la aprobaba previamente como de alto rendimiento. De este modo, Castillo ordenó auditorias a las federaciones de remo y tiro con arco; revocó el registro de la asociación de béisbol por “irregularidades financiera y administrativas”, y desconoció a la federaciones de lucha, frontón y boxeo.

El titular de la CONADE a exigido las federaciones que deben comprobar sus gastos, apelando a la Ley de Responsabilidad de los Servidores Públicos y la Ley de Hacienda. De otro modo, no se les otorgarán recursos para sus atletas. Sin embargo, él únicamente ha hecho pública en el Registro de Servidores Públicos su experiencia profesional. A pesar de pedir transparencia en la gestión de fondos públicos, no ha dado a conocer su declaración patrimonial, ni de intereses.