Con el secuestro del hijo del “Chapo”, ¿cómo cambiará el mapa del narco?

El secuestro en Puerto Vallarta, de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, el hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, modifica el mapa del narcotráfico. Los especialistas plantean dos escenarios: guerra o negociación. Mucho dependerá si su hijo sigue con vida o no.

Ante este panorama, es evidente la expansión del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), a quienes las autoridades responsabilizan del secuestro. También muestra la debilidad del Cártel de Sinaloa, también conocido como Cártel del Pacífico.

Esta situación es una consecuencia directa de la captura de el “Chapo” Guzmán. De acuerdo a Guillermo Valdés Castellanos, ex-director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN, el principal órgano de inteligencia del gobierno mexicano), el año que el permaneció en la cárcel de máxima seguridad de El Altiplano, mantuvo el control de su grupo. Pero, desde que fue capturado nuevamente, esto no ha sido posible.

“No le ha sido posible mantener el control de la organización… Las medidas que ha tenido en prisión y su cambio a Ciudad Juárez le ha impedido tener el contacto fluido para dirigir al grupo.”

El secuestro de su hijo no sólo es un desafío del CJNG, sino una evidencia de la guerra entre ambos grupos. Por ese motivo, señala el especialista en seguridad, en los últimos meses ha incrementado la violencia en ciudades que controlaba el Cártel del Pacífico, como Tijuana, Ciudad Juárez y Colima. Existe una disputa por esos territorios, ya que por esas zonas pasan las rutas más importantes del narcotráfico. El grupo de Guzmán Loera había mantenido el control de esas ciudades después de que derrotó al Cártel de Juárez y al de los hermanos Arellano Félix.

En los últimos meses, varias personas cercanas al líder de la organización criminal del Pacífico han sufrido ataques. A mediados de junio, un grupo armado robó la casa de su madre, ubicada en el municipio de Badiraguato, Sinaloa. Los medios locales culparon del saqueo al grupo de los hermanos Beltrán Leyva. También, dos sobrinos de su actual esposa, Emma Coronel, fueron asesinado. Ahora, su hijo es secuestrado en Puerto Vallarta. Hace un par de años, cuando él estaba libre, esto hubiera sido impensable. Los grupos rivales han aprovechado su captura para intentar quitarle sus zonas de control.

Guillermo Valdés apunta que, aunque el Cártel de Jalisco Nueva Generación ha crecido en los últimos años, aún es muy pronto para saber si es más poderoso que la grupo del “Chapo” Guzmán. Pero, señala que, se trata de las dos organizaciones criminales más fuertes de México. La Comisión Nacional de Seguridad y la Procuraduría General de la República (PGR) han detectado la presencia del CJNG en regiones que eran dominadas por otras organizaciones, como en Tabasco y Veracruz que eran controladas por los Zetas o Guanajuato y Michoacán que estaban bajo el poder de Los Caballeros Templarios.

Desde la década de los ochetanta, Zapopan era el municipio en el que establecían su residencia las familias de los líderes del Cártel del Pacífico. En ese lugar viven Alejandrina Salazar, la primera esposa del “Chapo” y la madre de Sandra Ávila Beltrán, conocida como la “Reina del Pacífico”. Pero, actualmente, cada vez hay mayor presencia del CJNG en este municipio.

El periodista Héctor de Mauleón insiste en que, de acuerdo a los “reportes de inteligencia del gobierno” podría haber una negociación; pues el líder del Cártel de Sinaloa siempre ha ponderado a su familia. Por tanto, insinua el ex-director del CISEN, la vida de su hijo podría ser intercambiada por una de sus rutas. Pero, si muriera, sin duda, iniciaría una guerra.

“El historial del Chapo habla de un proceso de venganza severo, no inmediato pero sí habría consecuencias, un conflicto violento y muy fuerte.” (Vía BBC)

De acuerdo a Eduardo Buscaglia, el Cártel del Pacífico es el principal proveedor de heroína, marihuana y otras drogas sintéticas del mercado norteamericano. Tiene las mayores ganancias  en México por el tráfico ilegal de drogas. Por esa razón, podría sostener un ejército de miles de sicarios. Sin embargo, su principal líder se encuentra en la cárcel. Guillermo Valdés, insiste en que habrá un reacomodo en el mapa del narcotráfico, pero, sostiene que, lo que no podemos saber todavía es si será  mediante la negociación o por una vía violenta.