¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Víctima de feminicidio es encontrada en Ciudad Universitaria. Tras silencio de 12 horas, la UNAM responde a destiempo y mal

Alrededor de las 6:50 de la mañana del día de ayer, el cuerpo de una mujer (que, tras 24 horas sigue sin ser identificada) fue encontrado en las inmediaciones del Instituto de Ingeniería, dentro de Ciudad Universitaria, casa de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). (Vía: Animal Político)

Las autoridades de la UNAM tardaron casi 12 horas en lanzar un comunicado oficial, en el que lejos de “estar a la altura” de una casa de estudios que, supuestamente, ha luchado por visibilizar la violencia de género, deja a muchas personas indignadas por lo escueto, lo vago del lenguaje utilizado para algo que, horas antes, fuera catalogado por la misma Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ) como un feminicidio. Para la UNAM, fue “cualquier ilícito”:

La Universidad Nacional expresa su repudio a cualquier tipo de ilícito cometido en sus instalaciones, mantendrá su disposición a colaborar con la autoridad competente y estará atenta a los resultados de las investigaciones. (Vía: UNAM)

Los protocolos para el personal de vigilancia pueden ser “dar aviso a las autoridades de forma inmediata”, como el mismo comunicado reporta, sin embargo, el silencio de la “Máxima casa de estudios” para con su misma comunidad es preocupante, pues se suma a una larga lista de omisiones o abiertas abstrucciones que autoridades dentro de ella han cometido en casos de violencia de género: desde denuncias de acoso y ataques sexuales, hasta la desaparición, en 2010, de la estudiante de arquitectura Adriana Morlett. (Vía: Izquierda diario)

 

Es preocupante, también, que hasta este momento no se conozca el nombre de la víctima, pero sí la descripción gráfica de cómo fue encontrado su cuerpo, lo que convierte su muerte, como las de las miles de víctimas de feminicidio del país, en un espectáculo en el que lo que menos importa es la vida que ya no está.

 

Para muchos no es difícil establecer un vínculo entre los dichos de personajes como Marcelino Perelló y la mujer encontrada ayer, para muchos, la violencia visible en sus declaraciones “no es nada” comparada con la muerte de una mujer, porque “eso sí es violencia”. La violencia de género es un proceso, no es un evento, y empieza en el lenguaje, en no reconocer la humanidad plena de la mujer, pues es sólo un objeto sexualizado.

Sin embargo, no han tardado en aparecer quienes dudan que la exposición pública de un cuerpo femenino y una muerte violenta y “cercana” (como la señala el código penal de la CDMX) sea feminicidio. Ya la PGJ lo ha nombrado así e, incluso, activó un protocolo de feminicidio no sólo para el caso de la mujer encontrada ayer, sino para Ciudad Universitaria completa:

Si bien parece que , además de la visita del rector, Enrique Graue Wiechers, al punto donde fue localizada la víctima, la UNAM no hará otra cosa, lo mismo no puede decirse de las alumnas, académicas y mujeres en general de la comunidad universitaria. Las mismas que han generado presión para que las omisiones de la UNAM dejen de ocurrir, el silencio frente a personajes como Perelló y las cientos de denuncias de acoso, ellas están organizando movilizaciones y actos, porque podremos no conocer su nombre, pero nos sumamos en su clamor por justicia.