Entre chismes quieren ganar las elecciones en el estado de Coahuila: Calderón y Moreira ponen el ejemplo

Como es costumbre en los procesos electorales, la forma de hacer política de los políticos son  los chismes, y entre dimes y diretes, Coahuila comienza sus juegos de trapitos al sol.

El domingo pasado el ex presidente Felipe Calderón, durante un mitin en apoyo a Guillermo Anaya, candidato a gobernador del estado de Coahuila por el Partido Acción Nacional (PAN), dijo que cuando Humberto Moreira fue gobernador “todos los cabecillas de los Zetas vivían cómodamente en el estado”. (Vía: Animal Político)

Todo comenzó cuando periodistas le preguntaron a Calderon si ya había perdonado la deuda de 36 mil millones de pesos que supuestamente dejó la gobernatura (2005-2011) de Humberto Moreira. (Vía: El Universal)

Por su lado Moreira, que después de seis años de estar fuera de la política se postulará para ser diputado plurinominal por el Partido Joven, tachó de mentiroso, bocón y tramposo al ex presidente. 

“Que no se haga tarugo, Calderón se robó la Presidencia, se la robó a Andrés Manuel López Obrador en el 2006 […] es muy parecido a Victoriano Huerta, igual de borracho, igual de ratero, igual de usurpador, igual de hocicón, igual de represor, igual de asesino, ese es Felipe Calderón”. (Vía: Sin Embargo)

Tanto Coahuila como el Estado de México jamás han tenido alternancia política y que ambos estados han sido liderados por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). En en el caso del estado de Coahuila, el PAN es su mayor contrincante.

Para el catedrático y sicólogo social Roberto López, más que la alternancia, se juega simplemente la administración futura del estado: “La clase política está revuelta. No hay un indicador que nos diga que va en juego un cambio de ideología o en la forma de administrar el estado”.  (Vía: Vanguardia)

¿Con qué cara, con que valentía los dos políticos se pisan la cola? ¿No se muerden la lengua?

ANUNCIO