Madre subastará su riñón para salvar a su hijo en Sinaloa

Cuánta desesperación tendrías que sufrir para buscar, literalmente, vender un órgano? En Guasave, Sinaloa, hay una madre que está dispuesta a desprenderse de su riñón con tal de salvar la vida de su hijo. Camelia Luque López a través de su cuenta de Facebook público que subastará su riñón con el único fin de tratar de enfermedad de uno de sus hijos.

Su hijo José sufre de un tumor cancerígeno que está incrustado a su médula espinal y que afecta la totalidad de su sistema nervioso. El nombre exacto de este agresivo tumor es glioma del tallo cerebral infantil. (Vía: Milenio)

“Un pediatra incluso le regaló a Camelia una estampa de San José”.

Según los médicos este tumor es imposible de operar, es sumamente agresivo y exige amplios recursos y mucho cuidado; y contar con todo esto no garantiza una recuperación exitosa; ni siquiera una muerte indolora.

Lo que en marzo empezó con una disminución drástica del peso, vómitos, fiebre y caídas repentinas, pronto derivó en estrabismo, parálisis e hidrocefalia. Aunque el tratamiento que ha recibido José permitió que el tumor dejará de crecer, el pronóstico de los médicos están pesimista que uno incluso se atrevió a regalarle a la madre una estampa de San José en un acto de resignación médica.

Cuando los médicos te recomiendan que busques consulta en la Providencia, es momento de tomar medidas radicales. Hay un hospital que podría salvar la vida de José, la clínica de la Asociación Mexicana de Asistencia a Niños con Enfermedades Catastróficas. Pero los requisitos para acceder a ese hospital rozan lo imposible: Camelia tendría que mudarse a Monterrey y pagar un tratamiento que podrías repasar el millón de pesos.

Si tu casa no cuesta 1 millón de pesos y ni una colecta te permitiría  conseguir semejante cantidad, súbitamente vender tu riñón no parece una opción desquiciada. Su publicación en Facebook ha despertado temores pero también me ha traído ofertas. (Vía: Vanguardia)

“Si ellos dicen que yo cometo un delito, yo digo que lo mío es un acto de amor”, declaró Camelia. 

Por supuesto es ilegal subastar o vender o intercambiar un órgano en este país, pero eso no impedido que hasta el momento haya recibido más de 15 propuestas, desde Estados Unidos hasta la Ciudad de México.

Camelia anunció que, apenas conozca la cifra exacta de lo que costará el tratamiento de su hijo, abrirá un grupo de WhatsApp donde contará a todos los interesados y llevará acabo en la subasta.

Por supuesto, Camelia está consciente de que este acto podría llevarla a la cárcel y que podría no impedir que su hijo muera. Sin embargo su determinación es contundente: “si ellos dicen que yo cometo un delito, yo digo que lo mío es un acto de amor”.

Si usted, querido lector de Plumas Atómicas, desea apoyar a Camelia y evitar en la medida de lo posible su periplo quirúrgico, usted puede depositarle en el siguiente número de cuenta: Banamex Saldazo 4766 8405 9599 5098.