¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Ayotzinapa llega ante el Parlamento Europeo

El GIEI presentó frente al Parlamento Europeo su Informe sobre el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa en México.

El pasado jueves 3 de marzo, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (encargado de apoyar la defensa de las víctimas de los hechos de Iguala cometidos el 26 y el 27 de septiembre de 2014) presentó frente al Parlamento Europeo su Informe sobre el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa en México.

Frente a la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento, Carlos Martín Besristáin y Carla Paz y Paz, miembros y representantes del GIEI, respondieron a la invitación para presentar su informe de actividades y los avances de su investigación.

La intervención del GIEI en el caso Iguala comenzó el 2 de marzo de 2015, con un lapso autorizado de seis meses. En septiembre de 2015, el Grupo presentó su primer informe. Después hubo un periodo de transmisión de dos meses. Finalmente, se abrió una prórroga de acción que finalizará el próximo 30 de abril de 2016.

La base que sostiene el trabajo del Grupo ha sido la colaboración cercana entre las víctimas indirectas de la desaparición forzada y las ejecuciones y el equipo internacional:

Como Grupo de Expertos, queremos antes de nada reconocer dos elementos que han hecho posible y dado sentido a nuestro trabajo. La primera el dolor y sufrimiento de los familiares, que se movilizaron desde el inicio para la búsqueda y la investigación de los hechos, y cuya confianza ha sido fundamental para poder llevar a cabo nuestro trabajo. La otra fundamental, y que queremos reconocer aquí, la apertura de México a crear un mecanismo novedoso de asistencia técnica y coadyuvancia con la asistencia de la CIDH con un triple mandato: apoyo en la investigación de los hechos, la búsqueda de los desaparecidos y la atención a las víctimas y familiares (vía GIEI).

En la presentación de su primer informe frente al Parlamento Europeo, el GIEI enfatizó la importancia de la revictimación que han sufrido los familiares, amigos y defensores de los principales agraviados, debido a informaciones poco cuidadosas y a la estigmatización social.

Por otra parte, el Informe señala los problemas para sostener en pie la “verdad histórica” de los hechos, según la versión difundida por el exprocurador Jesús Murillo Karam. En primer lugar, no hay evidencia de que los normalistas agredidos tuvieran la intención de boicotear ningún acto político; en segundo lugar, no había infiltrado entre ellos ningún grupo de crimen organizado; en tercer lugar, se logró calcular el número de personas victimizadas directa o indirectamente, así como identificar la pertenencia de algunos agresores a grupos del Estado.

Que la acción que produjo cerca de 180 víctimas directas y hasta cerca de 700 familiares afectados, se dio en 9 escenarios diferentes con disparos de armas de fuego y violencia, durante 4-5 horas, y con participación directa de dos cuerpos de policía municipal de Iguala y Cocula, y probable participación de agentes de otros cuerpos de seguridad (vía GIEI).

El Grupo señaló que entre las agresiones que deberían formar parte del expediente del caso están: “desaparición forzada, homicidios, torturas, lesiones, uso excesivo de la fuerza, atentados contra la vida, y amenazas, así como encubrimiento, obstrucción a la justicia, abuso de la autoridad, que deben ser investigadas en profundidad y no solo como ‘crimen organizado’ o ‘secuestro agravado’ como está consignado ante los jueces”.

Quizás el hallazgo más importante realizado por los Expertos fue la localización de un quinto autobús, que había sido tomado por los normalistas, y que permanecía fuera de la investigación. De acuerdo con el Grupo, esta información debe retomarse  en el avance de la investigación debido a que es posible que ese camión haya sido usado para transportar heroína, ya que se han identificado zonas de comercio ilegal de drogas en la zona.