Aumenta la violencia en Oaxaca

Mientras el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, invierte 1.5 millones de pesos en un baño de mármol, la violencia en la región que gobierna aumenta. El viernes pasado fue asesinado Pedro Rubén Jiménez José, dirigente del Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo Independiente. De acuerdo con testigos, los autores del crimen dispararon desde una motocicleta y una camioneta contra el taxi que conducía Pedro Rubén. Con tres balazos en el cuerpo, Jiménez logró conducir hasta el Palacio Municipal para solicitar ayuda. De allí fue llevado al Hospital General de Putla, sin embargo murió antes de arribar.

Días antes, el 7 de octubre, fue hallado el cadáver de Mario Sánchez Cuevas, presidente municipal de San Miguel El Grande, Oaxaca. La familia de Sánchez Cuevas lo reportó como desaparecido el 25 de septiembre pasado. Su cadáver fue hallado en avanzado estado de putrefacción al fondo de un barranco en un paraje denominado Manila en Tlaxiaco.

En el cortejo fúnebre de Sánchez Cuevas, muchos asistentes lloraron por el cruel asesinato y exigieron  cese a la violencia. El presidente municipal suplente, Adán Rafael Sánchez Pérez dijo:

“En la Mixteca no podemos vivir así, basta de violencia, de inseguridad, los convocó a los ediles, autoridades y la sociedad a realizar un frente en contra de la inseguridad, un frente que permita disminuir la violencia y que agresiones como la del presidente de San Miguel no sigan ocurriendo en la zona”

Hasta el momento hay dos personas detenidas por su relación con el crimen, así como varios vehículos consignados. Sin embargo, permanece en el aire la exigencia de verdad y justicia.

Por: Redacción PA.