Aspirantes independientes a la Constituyente usaron firmas de difuntos y reos

Más de 23 mil 600 muertos y 6 mil 977 presos "dieron su firma" para que los aspirantes independientes obtuvieran su registro y pudieran participar en las elecciones a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

Según un documento del Consejo General del INE, más de 23 mil 600 muertos y 6 mil 977 presos “dieron su firma” para que los aspirantes independientes obtuvieran su registro y pudieran participar en las elecciones a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, la cual redactará la primer constitución de la capital del país. (Vía: Milenio)

Para lograr ser candidatos independientes, debían conseguir más de 73 mil firmas, lo que equivale al 1% de la lista nominal de la capital.

Según el periodista Héctor de Mauleón, los aspirantes recurrieron al tráfico de identidades y al mercado negro de firmas.

Por ejemplo, Xavier González Zirión, el propietario de Farmacias del Ahorro y Farmacias El Fénix, presentó más de 128 mil cédulas, de las cuales más de 24 mil estaban duplicados, más de 12 mil no aparecían en el listado nominal, casi 3 mil vivían fuera de CDMX y más de mil eran difuntos. Casos parecideos son los de Gerardo Cleto López Becerra, Lorena Osornio, Ana Zeltzin Zitlalli Morales y Fernando Hiram Zurita. (Vía: Héctor de Mauleón)

A pesar de que todos estos aspirantes cometieron fraude, pudieron participar en los comicios porque, una vez restadas las firmas anuladas, de cualquier forma rebasaban las 73 mil necesarias para obtener su lugar en la votación.

De los 21 participantes, sólo Ismael Figueroa, Secretario del Sindicato del Heroico Cuerpo de Bomberos, quedó electo el 5 de junio como constituyente.

El resumen del fraude es de más de 70 mil cédulas invalidadas ya porque no tenían clave de elector, ya porque estaban duplicadas o porque eran difuntos o presos.