¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

En Naucalpan, los asaltos a transeúntes se dispararon 212% en el año

A casi dos años de que la administración de Édgar Olvera tomara posesión, los asaltos en Naucalpan, Estado de México, siguen empeorando. Entre enero y octubre, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, se registraron dos mil 52 robos con violencia a transeúntes. Esta cifra representa un aumento del 212% respecto al mismo lapso del 2016, cuando se abrieron 656 carpetas de investigación.

Los homicidios dolosos, los cuales generaron alerta el año pasado con casos como el de Karen Esquivel, también aumentaron. La cifra de asesinatos subió 11% respecto al mismo periodo del año anterior.

Otros delitos de alto impacto como las extorsiones y violaciones también aumentaron. También se ve el alza en los robos con violencia a casa habitación, negocios, de vehículos y transportistas.

En el caso de las extorsiones, el aumento fue del 18%, es decir, este año se han abierto 38 carpetas de investigación. En cuanto a las violaciones, se han iniciado 84 indagatorias, cifra 25% más alta que la del 2016.

Los robos con violencia a casa habitación en Naucalpan subieron 16%; a negocio aumentaron 39%; de vehículos, 18%, y a transportistas, 154%.

En tanto, un policía, de quien nos reservamos su nombre, denuncia que el problema de la inseguridad en el municipio tiene que ver con la carencia de capacitación para los agentes municipales, la corrupción en el Ayuntamiento –incluyendo al corporativo de seguridad–, la falta de una estrategia y que los elementos no reciben tampoco su equipamiento.

Causa en Común recientemente publicó el reporte de Indepol, donde detalla que en el Estado de México el 44.5% de los elementos policiacos han tenido que pagar por su uniforme, el 17.1% por sus cartuchos y el 15.9% por la gasolina de las patrullas.

Isaac Montoya, ciudadano de la colonia de Izcalli Chamapa, también subrayó que los elementos de seguridad en ocasiones no tienen ni con qué combatir la delincuencia.

El año pasado, el Ejército y la Policía Federal entraron a las calles de Naucalpan para auxiliar en labores de seguridad pública. Al respecto, Isaac sentenció lo siguiente: “¿De qué te sirve que los militares patrullen las calles? La mayor fuerza del Estado y no sirve de nada.”